Las entidades obtendrán todo el crédito que necesiten

El BCE mantiene abierto el grifo de la liquidez para la banca

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, aseguró ayer que la entidad mantendrá las subastas de liquidez a tres meses con plena adjudicación de fondos. Trichet también subrayó que el mercado interbancario no está funcionando de forma correcta.

Las dificultades de algunas entidades para lograr financiación, incrementadas por la crisis de la deuda en la Unión Europea, han provocado que el BCE haya decidido mantener las subastas de liquidez a tres meses. "Hemos decidido adoptar un procedimiento de subasta a tipo fijo con adjudicación plena en las operaciones de refinanciación a tres meses correspondientes al 28 de julio, 25 de agosto y 29 de septiembre", la llamada barra libre, informó Trichet en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, en el que se decidió mantener los tipos de interés en el 1%.

La reaparición de tensiones en los mercados de dinero por la crisis de endeudamiento de Europa obligó al BCE a frenar la estrategia de retirada de las medidas extraordinarias aplicadas tras la quiebra de Lehman Brothers para facilitar liquidez a los bancos. El máximo responsable de la política monetaria de la zona euro reconoció que la elevada cifra depositada por los bancos comerciales de la eurozona en el BCE constata que el mercado monetario "no está funcionando perfectamente". De hecho, los bancos comerciales de la eurozona depositaron ayer en el BCE 368.978 millones a un día con un tipo del 0,25%, lo que supone un nuevo récord. La facilidad de depósito del BCE remunera el dinero depositado diariamente por los bancos de la eurozona al 0,25%, muy por debajo del 1% del precio oficial del dinero, lo que constata la creciente desconfianza entre los bancos, que optan por la mayor seguridad del banco central en vez de prestarse entre ellos y lograr mayor rendimiento.

Por otro lado, el banquero francés defendió que los tipos se mantienen en un nivel "apropiado" y advirtió que el ritmo de recuperación será "moderado e irregular", aunque los economistas del Eurosistema revisaron al alza las expectativas de crecimiento del PIB para este año, hasta un rango de entre el 0,7% y el 1,3%. De cara a 2011 las proyecciones son menos optimistas al augurar un avance del PIB del 0,2% al 1,2%, frente a la horquilla del 0,5% al 2,5%.

Respaldo a la labor del Banco de España

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) defendió ayer la labor del Banco de España y recordó, tanto a España como al resto de países de la zona euro, la necesidad de que "pongan en orden su propia casa".

En la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, Trichet elogió la "activa labor de supervisión" del Banco de España y mostró su apoyo al banco central español "en sus actuales esfuerzos". Por otro lado, el presidente del BCE destacó el acuerdo alcanzado por los líderes de la zona euro para crear el Fondo Europeo de Estabilización Financiera, aunque recordó a los gobiernos del bloque que deben acompañar esta medida con "acciones decisivas" a nivel doméstico.

"Es esencial que los países se ciñan a sus compromisos para corregir sus déficit y deuda y reducir su vulnerabilidad fiscal", dijo Trichet.