Centralizará la producción en Barcelona

Chupa Chups asegura que su decisión de dejar Asturias es "irreversible"

Chupa Chups aseguró hoy, tras reunirse con el comité de empresa de la planta de Villamayor (Asturias), que la decisión de dejar de producir en la factoría asturiana es "irreversible" y que se trata de una medida "profundamente meditada y estudiada".

De este modo, la enseña centralizará toda la producción de caramelo con palo en su centro de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), con "el fin de garantizar la competitividad de la compañía y poder mantener así la producción de Chupa Chups en España".

Del mismo modo, la empresa reafirmó su "voluntad decidida" de abordar este proceso con el fin de encontrar soluciones para los 121 colaboradores afectados, a través de un plan social cuyo contenido fue presentado hoy a los representantes legales de los trabajadores.

Entre otras medidas, se contempla el traslado a Sant Esteve de una parte importante de la plantilla, así como medidas de acompañamiento durante todo el proceso.

La empresa argumenta que la adopción de esta decisión responde a la necesidad de adecuar la capacidad productiva a la demanda del mercado global, "lo que ha obligado a la compañía a racionalizar su estructura industrial en España".

Tras esta operación, la estructura de Chupa Chups en España quedará formada por la planta de Sant Esteve Sesrovires, que se especializará en la producción de caramelo con palo con destino al mercado nacional e internacional, y la planta de Villafranca de Ebro (Zaragoza), dedicada a la fabricación de comprimidos.