Nuevo responsable de compras

La Seda simplifica la dirección y optimiza el área logística

La Seda ha reducido de 12 a 5 el número de direcciones de área, tras la firma de la refinanciación de la deuda. El adelgazamiento de la estructura ha coincidido con el nombramiento de William Schweizer como nuevo responsable de aprovisionamiento.

La compañía ha dado un nuevo paso en su reordenación interna. Esta vez, los cambios se han concentrado en la organización corporativa, con la decisión de simplificar la estructura reduciendo las direcciones de 12 a cinco. Fuentes de la empresa señalaron que tras el acuerdo financiero alcanzado con la banca acreedora, la compañía necesita una organización más ligera y sencilla.

De esta forma, el fabricante de PET para botellas ha incluido una nueva dirección corporativa y financiera. En segundo lugar, se ha creado una división de embalajes, con el objetivo de consolidar el negocio principal de la compañía, y que será dirigida por Martin Hargreaves, que también es miembro del comité ejecutivo del grupo.

Asimismo, La Seda contempla la puesta en marcha de una división de PET, que asumirá la gestión de las fábricas de resina de este tipo de plástico y de las plantas de reciclado de Balaguer (Lérida) e Italia. En este caso, el director será José Antonio Alarcón. Esta área se reforzará en 2011 con los activos de reciclado de la factoría ubicada en Beaune (Francia).

En cuarto lugar, la empresa que preside José Luis Morlanes formará, a partir de julio, la división denominada cadena de suministro (supply chain), que recaerá en William Schweizer en un cargo de nueva creación, y que prevé optimizar la actividad de compras y logística. Schweizer se coordinará con los directores de las divisiones de PET y embalaje.

Durante más de 25 años, William Schweizer ha formado parte del grupo Eastman Chemical Company, ocupando ocho años la dirección general del negocio de PET para Europa, Oriente Medio y África. También ha formado parte del consejo de la multinacional norteamericana y de la filial española. Precisamente, Eastman Chemical vendió a La Seda la factoría de PET ubicada en San Roque (Cádiz).

Por último, La Seda centralizará en una quinta área de tecnología las actividades de investigación y desarrollo concentradas en los laboratorios de Brecht (Bélgica) y El Prat de Llobregat (Barcelona). Jordi Foguet será el responsable de esta quinta división.

La venta de la planta de Cádiz, el próximo objetivo

Tras la venta de la factoría de IQA, instalada en la petroquímica de Tarragona, al grupo norteamericano especializado en reestructuraciones American Industrial Acquisition Corporation (AIAC), la compañía centra su próximo interés en desprenderse de la planta de PET de San Roque (Cádiz). Fuentes cercanas a la negociación señalaron que el cierre de la operación podría producirse incluso antes de la celebración de la próxima junta del 22 de junio.

La Seda elaboró en 2009 un plan para desprenderse de activos no estratégicos con los que prevé ingresar 300 millones de euros. Por el momento, sólo ha conseguido pactar la venta de la fábrica de IQA, fabricante de glicol, por un total de 23 millones.