Rechazado el recurso de Vodafone y O2

Las operadoras pierden la pugna judicial contra la CE por los precios del roaming

La regulación europea que en 2007 rebajó hasta un 70% los precios de las llamadas móviles que realizan los usuarios cuando están en el extranjero (roaming) es adecuada, según el Tribunal de Justicia de la UE, que ayer dio la razón a la Comisión frente al recurso de las grandes operadoras de móvil.

Vodafone, Telefónica O2, T-Mobile y Orange han perdido la batalla judicial contra los límites impuestos por la Comisión a las llamadas de roaming. Las grandes telecos europeas interpusieron un recurso ante el Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales, que a su vez preguntó a la Corte europea si el Ejecutivo comunitario tenía competencia para adoptar la normativa. También cuestionaron si la CE había vulnerado los principios de subsidiariedad y proporcionalidad al establecer precios máximos para las llamadas recibidas y efectuadas fuera de su red de origen en otro país europeo.

Ahora, el más alto tribunal de la Unión Europea ha dado la razón a la Comisión en relación con la legislación que las obligó a reducir las tarifas de las llamadas fuera de zonas de cobertura. Las autoridades de la UE tienen derecho a imponer límites en toda la Unión Europea a estos precios con el fin de permitir un "buen funcionamiento" del mercado, según señaló el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La legislación es adecuada "incluso en el caso de que pudiera tener consecuencias negativas para determinados operadores" porque se ideó para proteger a los consumidores y está limitada a un período de tiempo, según la corte. Aclara que, en el momento en que se aprobó la medida, esos precios eran elevados, y que la relación entre costes y precios no era la que habría prevalecido en mercados completamente competitivos.

Rebaja de las tarifas

Las compañías impugnaron la regulación, que se adoptó en junio de 2007, y que supuso una reducción de los ingresos anuales por tarifas internacionales para las operadoras, que en 2006 ascendieron a 8.500 millones de euros, según la UE. La normativa impuso un techo de 49 céntimos de euro por minuto para las llamadas por teléfono móvil al exterior, y de 24 céntimos por la recepción. Desde entonces las tarifas han bajado aún más. El año pasado se adoptó una legislación adicional que también regula el precio de los mensajes de texto y la transmisión de datos.

"Los precios internacionales de Vodafone ya están por debajo de los que fijaron los reguladores, de modo que la decisión de hoy por ayer no afectará lo que están pagando nuestros consumidores", señaló a Bloomberg un portavoz de Vodafone, mientras que desde Telefónica no quisieron hacer declaraciones.

Para la Comisión Europea, la sentencia es "significativa" porque "confirma" su perspectiva de que este tipo de legislación es "necesaria", así como el hecho de que tenía potestad para imponer límites a los precios.

Una norma de la anterior comisaria de 'telecos'

A pesar de que ya no es su responsabilidad directa, la vicepresidenta de la CE y titular de Justicia, Viviane Reding, celebró ayer la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que respalda la legitimidad de Bruselas para fijar precios máximos de las llamadas itinerantes. Reding fue una de las principales impulsoras como anterior comisaria europea de Telecomunicaciones (entre 2004 y 2009) del reglamento que abarató un 70% las llamadas móviles entre países de la UE.

"La decisión muestra las ventajas del mercado único para los ciudadanos", destacó Reding en un comunicado, y añadió que el acuerdo, al que llegaron la Comisión Europea, la Eurocámara y los estados miembros, se adoptó para que los ciudadanos de la UE no fuesen "castigados en sus facturas al usar sus teléfonos móviles cuando viajan por Europa". "Me alegro mucho de que el Tribunal Europeo de Justicia haya apoyado esta política al servicio de los ciudadanos", concluyó.