Alianzas

Volkswagen compra el mejor diseño italiano

La multinacional alemana ha incluido en su colección de empresas a Italdesign Giugiaro, la mítica compañía de diseño de automóviles

Cuando en 1974 un joven Giorgetto Giugiaro posaba orgulloso junto al primer Golf, su diseño para sustituir al histórico Escarabajo, no podía imaginar que un día su apellido formaría parte de la constelación de marcas Volkswagen, junto a Audi, Bentley, Bugatti Lamborghini o Porsche.

En Volkswagen llevan muchos años haciendo las cosas bien y por eso pueden actuar como una especie de Microsoft del automóvil, comprando aquellas empresas donde ven ideas, talento y futuro.

La adquisición del 90,1% de la empresa Italdesign Giugiaro ha supuesto una sorpresa para muchos, teniendo en cuenta que el grupo alemán cuenta con miles de diseñadores e ingenieros en nómina. De hecho cada una de sus marcas, incluyendo las minoritarias, tienen su propio departamento de estilo. Sin embargo, la necesidad de diseño por parte del grupo alemán es enorme, y además los estudios de mercado indican que, en la mayoría de los segmentos, el diseño es la principal razón de compra, por encima incluso de la seguridad.

Walter da Silva, máximo responsable de diseño dentro de Volkswagen, es un gran admirador de Giugiaro

VOLKSWAGEN AG 137,00 2,20%

Los directivos de la multinacional germana llevan varios años apostando por un diseño más fresco y emocional. Como consecuencia, en los últimos tiempos también se ha notado una 'italianización' del diseño alemán. Como ejemplo serviría el Audi A5, concebido por Walter da Silva, máximo responsable de diseño del Grupo Volkswagen. El italiano comenzó su carrera en Fiat y fue director del Centro Stile de Alfa Romeo. Tiene las ideas claras y le gusta establecer paralelismos. "Lo importante para obtener un resultado óptimo no es el tamaño sino las proporciones, Marilyn era bajita pero sus proporciones eran perfectas". También suele decir que "el diseño no es un proceso democrático". La idea que subyace es que, si en un diseño interviene demasiada gente y trata de agradar a todos, al final se convierte en algo vulgar y descafeinado. Sin duda la entusiasta opinión de Da Silva sobre Giugiaro ha pesado a la hora de realizar la adquisición.

Para Da Silva, los mejores diseños de los últimos 40 años son el Alfa Romeo Alfasud (primer proyecto completo de Italdesign), el Fiat 127 y el primer Golf, y en cuanto a los coches entendidos como una escultura, el Lamborghini Miura.

Incluso a la hora de elegir un diseño para el Lamborghini Gallardo de 2003, desechó el de su propio departamento de diseño y eligió el propuesto por Fabrizio Guigiaro, hijo del fundador, copresidente y director de estilo.

El acuerdo de compra por parte de Volkswagen se hizo público en Turín el pasado 25 de mayo. Con aproximadamente 800 empleados, Ital Design define el proyecto global de ingeniería, pasando desde el análisis estructural a la mecánica. En 40 años han desarrollado más de 200 automóviles, que han dado como fruto más de 50 millones de coches fabricados.

Pero por encima de sus funciones de empresario Giorgio Giugiaro es un artista, reconocido por innumerables galardones a lo largo de su carrera: "Cada gota se convierte en el mar cuando va hacia el océano. En los últimos días reflexioné sobre estas palabras mientras leía El mundo de Sofía la novela del noruego Jostein Gaardner. Nosotros somos la gota. Convertirnos en parte del grupo Volkswagen supone revalorizarnos. Integrarnos abre una nueva y prometedora etapa para la compañía".

Creadores de grandes éxitos comerciales

La empresa fue fundada en Turín en 1968 por Aldo Mantovani y Giorgetto Giugiaro (Garessio, 1938), que con sólo 17 años comenzó trabajar en el centro de diseño de Fiat. Dos años después estuvo en Bertone, y en 1965 se pasó a Ghia, donde desarrolló su talento durante tres años. Después decidió montar su propia empresa junto a Mantovani, un experimentado ingeniero también procedente de Fiat. Desde sus inicios Giugiaro ha sido capaz de crear tanto deportivos de ensueño (Maserati Bora (1971), Lotus Esprit (1972) o BMW M1 (1978) como turismos de gran éxito, como el primer VW Golf (1974), el Alfa GTV (1974), el Fiat Panda (1980), el Fiat Uno (1983), el primer y segundo Seat Ibiza (1984 y 1993), o el Renault 19 (1988). Más recientemente destacan el Lexus GS 300 (1993), el Fiat Punto (1993), el Daewoo Matiz (1998), el Maserati 3200 GT (1998), los Daewoo Evanda y Nubira (2003) o el Alfa Brera (2005).

Entre los prototipos más conocidos se encuentran el Maserati Boomerang de 1972 (foto inferior), el Lancia Megagamma de 1978 (precursor de los monovolumenes compactos actuales), el Nazca con motor BMW en posición central (1991), el Volkswagen Nardo W12 (1997) o el Toyota Volta híbrido de 2004. El último contrato de la empresa ha sido un importante acuerdo de 375 millones de euros para desarrollar ocho modelos de estética futurista para Hybrid Kinetic Motors Corp., una nueva empresa estadounidense de capital chino. Además, en marzo presentaron en Ginebra el prototipo del Emas, un utilitario para la firma malaya Proton, los propietarios de la británica Lotus.

Centros de diseño

Bertone. Futuro incierto y añoranza de tiempos pasados

En 1952 el fundador Giovanni Bertone cedió el control a su hijo Nuccio. Poco después se convirtieron en constructores al producir el Alfa Romeo Giulietta Sprint. Llegaron modelos como el Fiat 850 Spider o el X1/9. En los sesenta y setenta destacan sus trabajos para Lamborghini (foto superior). Nuccio murió en 1997 y en 2008 la división de producción se quedó sin trabajo.

Pininfarina. La crisis de un socio histórico de Alfa Romeo y Ferrari

Fundada en 1930, en 1952 firmó un acuerdo para diseñar los Ferrari que aún está vigente. Tras entrar en crisis en los últimos años, en 2007 perdieron 115 millones de euros, y tras una ampliación de capital la familia perdió la mayoría accionarial. Además, en 2008 murió Andrea Pininfarina en un accidente. Su futuro depende del nuevo coche urbano eléctrico que acaban de desarrollar.

Zagato. Trayectoria discontinua y errática en un mercado en crisis

Vivieron sus tiempos dorados en los cincuenta y sesenta, creando carrocerías para GT de Ferrari, Aston Martin, Maserati o Lancia. En 1962 construyeron una factoría de baja capacidad, donde produjeron automóviles hasta que se cerró en los noventa. A lo largo de su tormentosa historia han colaborado en varias ocasiones con Aston Martin, como con el DB7 Zagato (imagen superior). La firma sigue funcionando como centro de diseño.