Plazo de 20 días desde mañana

Marsans tratará de pagar a Grimaldi y Arrecife para evitar el concurso de acreedores

El Grupo Viajes Marsans tratará de negociar el pago de las deudas contraídas con la naviera Grimaldi y los hoteles Arrecife durante el plazo legal de 20 días con los que cuenta a partir de mañana para evitar que la juez declare el concurso de acreedores necesario, según fuentes de la compañía.

Edificio Pórtico, sede corporativa de Marsans en Madrid.
Edificio Pórtico, sede corporativa de Marsans en Madrid.

La empresa se opondrá mañana a la solicitud de concurso presentada por estas dos compañías y se acogerá al plazo adicional de 20 días con el que cuenta para presentar su escrito de alegaciones contra la petición de insolvencia.

El grupo turístico pretende pactar de forma individual el pago de la deuda de 64.734 euros contraída con Grimaldi y los 280.000 euros que debe al grupo de hoteles Arrecife, compuesto por las sociedades Arrecife Hoteles, Daminvest, Hoteles y Gestión, Hotel Princesa Yaiza y Los Zocos.

De esta forma, Viajes Marsans, propiedad de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, tratará de evitar el concurso de acreedores y continuar con las negociaciones para una posible venta del grupo para cubrir la deuda total de cerca de 300 millones de euros que acumula.

A estas dos solicitudes de concurso necesario se suman las presentadas por la compañía japonesa Ricoh (con una deuda de 300.000 euros), el touroperador Mapatours (dos millones de euros), y la de la compañía de alquiler de vehículos Avis, que no quiso concretar la cifra pendiente de pago.

La titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego Sánchez, está pendiente de admitirlas a trámite. Por otro lado, si la compañía no logra llegar a un acuerdo de pago con sus acreedores la juez enfrentará a las partes en un vista oral antes de declarar el concurso necesario, que apartaría a los gestores del control de la compañía.

Completa el pago de las nóminas de mayo a toda la plantilla

Por otra parte, Marsans ha completado ya el pago de las nóminas correspondientes al mes de mayo a toda su plantilla, operación que ha supuesto un desembolso total de más de tres millones de euros, cantidad inferior a la registrada en meses anteriores debido a la marcha de entre 800 y 900 trabajadores desde el inicio de los problemas en la compañía, según explicaron hoy fuentes sindicales.

Hasta el jueves pasado, el 56% de la plantilla, de los 3.000 empleados actuales, no había percibido aún la nómina del pasado mes de mayo, y veían con preocupación la falta de actividad en las oficinas de viajes.

En los dos últimos meses, los trabajadores de Viajes Marsans han cobrado sus nóminas con unos quince días de retraso, aunque este mes el retraso ha sido menor.

No obstante, el grupo, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual, ha incurrido de nuevo ciertas demoras en el pago debido a la falta de liquidez, y a la espera de encontrar un posible comprador.

Ante esta situación, los trabajadores han solicitado a la dirección la celebración de una reunión con el empresario Iván Losada, representante de los intereses de posibles compradores, a fin de aclarar "cuál es la situación real de la empresa, cuáles serán los próximos pasos a tomar y cómo se van a afrontar las denuncias que el grupo ha recibido".

El touroperador Mapatours se ha sumado al concurso de acreedores de Marsans en una demanda por deudas de cerca de dos millones de euros, que se suma a las presentadas en su día por la naviera Grimaldi, varios hoteles canarios y la compañía japonesa Ricoh, aunque con cantidades adeudadas bastante inferiores, y a la solicitud de concurso presentada por la compañía de alquiler de coches Avis, que evitó pronunciarse sobre la cantidad que reclama.

La demanda incluye medidas cautelares de embargo de bienes de los directivos de la compañía, incluyendo al presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, su socio Gonzalo Pascual y todos los directivos y responsables de gestión.

Posibles protestas

Los trabajadores tienen previsto realizar "varias protestas" este mes para reivindicar la viabilidad de la compañía y exigir el mantenimiento de los puestos de trabajo, aunque "aún no hay una fecha definida" dado que "cada día ocurre algo nuevo".

Mientras tanto, los empleados propusieron a la compañía cerrar oficialmente las oficinas de Viajes Marsans durante los sábados, posibilidad que habría quedado "en un segundo plano", puesto que "ya no es un tema prioritario".