Las reformas laboral y financiera, claves para la recuperación

El PIB español caerá el 0,6% en 2010 y crecerá el 0,7% en 2011, según BBVA

La economía española se contraerá un 0,6% este año y retornará a crecimientos positivos en 2011, con un incremento del 0,7%, según el informe "Situación España" elaborado por el servicio de estudios del BBVA, que destaca que las reformas laboral y financiera son claves para la recuperación.

Tras el 0,1% de crecimiento registrado en el primer trimestre del año, la entidad considera que la economía podría volver a crecer el 0,2% en el segundo si en junio continúa la tendencia positiva de los indicadores económicos de abril y mayo.

En el marco de la consolidación fiscal, según el informe, el déficit de las administraciones públicas se situará en el 9,6% en 2010 y en el 6,6% en 2011.

Este escenario es más pesimista que el que dibuja el Gobierno, con una caída del PIB del 0,3% en 2010 y un crecimiento del 1,3% en 2011. Además, el Ejecutivo espera que las medidas de reducción del déficit logren minorarlo hasta el 9,3% este año y el 6% el próximo.

De acuerdo con el BBVA, el plan de ajuste fiscal del Gobierno tendrá un impacto "muy limitado" en el crecimiento económico de los próximos trimestres, si bien supone un "paso importante en la dirección correcta". "Su impacto negativo sobre el crecimiento en los próximos trimestres será muy limitado", indica el informe de la entidad presidida por Francisco González.

Según el economista jefe del BBVA, José Luis Escrivá, el ajuste fiscal es "condición necesaria" para propiciar un escenario de recuperación sostenida de la economía española en los próximos años, pero además debe ir acompañado de una serie de reformas estructurales. Las más urgentes son la reestructuración "de una parte acotada" del sistema financiero y "una ambiciosa y eficaz" reforma laboral.

El informe hace hincapié en que el grueso del sistema bancario español está bien capitalizado, pero señala que una parte del sistema tendrá necesidades de capital equivalentes al 5% del PIB hasta el 2013, lo que supondría la mitad del endeudamiento máximo que puede alcanzar el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Con respecto a los cambios en el mercado laboral, se apunta a la eliminación de la dualidad entre trabajadores temporales y fijos, así como a un marco de referencia para la negociación colectiva que facilite la fijación de salarios teniendo en cuenta la situación particular de cada empresa.

Asimismo, el BBVA espera que la tasa de paro sea del 19,4% en 2010, a la par que el Gobierno, y del 19,2% en 2011, tres décimas más que la previsión oficial.