TRIBUNA

La hora de SaaS

Cada vez es mayor la importancia de la tecnología en todos los ámbitos de nuestra vida. Casi cualquier área que se venía realizando de una determinada forma, se ha visto transformada por la tecnología. Por ejemplo, gracias a internet, ha cambiado radicalmente la manera de informarnos, comunicarnos o de realizar ciertas compras. Y es que la tecnología está permitiendo que realicemos de manera más rápida y cómoda muchas de las actividades que antes nos costaban largos trámites, esperas y desplazamientos.

Igualmente las compañías se esfuerzan para ser lo más eficientes posible, prestando especial atención a las nuevas tecnologías que ofrecen mejoras y ahorros en tiempo y costes. Evidentemente, la actual situación económica ha acentuado este interés de manera muy considerable. Y es que la pauta empresarial de los últimos dos años ha sido la optimización de los costes, para ahora, en 2010, empezar a poner el foco también en hacer crecer los ingresos.

En este sentido, una de las formas de ahorro más novedosas que está empezando a adoptarse por muchas compañías, es el Software-as-a-Service o SaaS. Este término es similar al del renting de coches (alquiler a largo plazo de un vehículo con múltiples servicios incluidos). El objetivo del renting es facilitar la utilización del coche en las mejores condiciones y con el servicio más completo, no su compra. SaaS hace algo parecido y, de hecho, está transformando la manera en que las organizaciones utilizan el software. En lugar de tenerlo instalado en un PC o servidor, el software es entregado, literalmente, como un servicio a través de un navegador web.

SaaS rompe con el modelo tradicional de compra de licencias de software añadiendo múltiples servicios de gran valor añadido para el cliente. Por un lado, permite alcanzar ahorros, reduciendo a cero los costes de mantenimiento y actualización. Por otro, permite acortar los tiempos de puesta en marcha de las aplicaciones, a la vez que minimiza los riesgos de fracaso ya que el cliente no empieza a pagar hasta que está usando el servicio. Por todo ello, el retorno de la inversión es casi inmediato.

En definitiva se trata de un nuevo modo de entrega del software que sólo aporta ventajas. No es de extrañar que en los últimos informes publicados por analistas como Gartner, se muestre que el 95% de las compañías prevén para este año ampliar sus planes relacionados con Software-as-a-Service. Y es que SaaS encaja a la perfección con la situación actual de búsqueda de ahorros, manteniendo la calidad en el servicio.

Eduardo Martínez. Director general de Staff&Line España