Informe 2010

ECTA advierte que la regulación sobre el acceso a la fibra en España es "restrictiva"

La Asociación Europea para la Competencia de las Telecomunicaciones (ECTA, por sus siglas en inglés) indicó hoy que la reglamentación existente sobre el acceso a redes de nueva generación (fibra) en España es "restrictiva".

Según la clasificación sobre la reglamentación existente en el sector de telecomunicaciones elaborada por la asociación en su informe regulatorio 2010, España ocupa el décimo puesto por detrás de algunos países como Francia, Reino Unido, Italia y Portugal.

En concreto, España -junto con Finlandia, Italia, Portugal, Bélgica y Suecia- forma parte de los países que, aunque en general se mantienen fuertes en el terreno de las telecomunicaciones, muestran resultados "débiles" en algunos aspectos.

Por delante de este grupo se posicionan Países Bajos, el Reino Unido, Dinamarca, Noruega, Francia e Irlanda, los seis países líderes del 'ECTA Scorecard' con un "buen desempeño" en todas las categorías estudiadas.

Para ECTA, los países cuya reglamentación en telecomunicaciones es más efectiva cuentan con mercados "competitivos y abiertos" que fomentan una mayor penetración de los servicios de banda ancha, lo cual sirve para generar más empleo y potenciar el crecimiento económico.

En este sentido, ECTA advierte de la heterogeneidad de enfoques sobre la reglamentación de la "nueva generación" de redes de acceso de fibra pasando de las restricciones explícitas al acceso, adoptadas por Alemania y España, a la inexistencia de cualquier medida de reglamentación en diversos estados miembros o las medidas para desagregar los servicios de fibra para que los consumidores dispongan de mayor capacidad de elección, como es el caso de los Países Bajos.

La asociación resaltó asimismo que una "reglamentación efectiva y un mercado abierto" como el de Países Bajos facilita que los consumidores se beneficien de los mejores servicios, los precios más bajos y una elevada tasa de utilización de banda ancha.

ECTA señala en su informe que algunos operadores dominantes, que han incrementado su cuota de mercado y registrado buenos resultados financieros, se han visto tentados a incurrir en prácticas contrarias a la competencia en mercados en desarrollo (como la banda ancha) para crear barreras artificiales a la entrada en estos mercados.

Para la elaboración del información ECTA formuló más de 110 preguntas gracias a las cuales se concluye que ningún organismo regulador nacional cuenta con facultades plenas para imponer la separación estructural o funcional de la operadora dominante.

De acuerdo a la asociación, los consumidores se benefician de mejores servicios de telecomunicaciones y mayores niveles de inversión en aquellos países en los que los organismos nacionales de reglamentación de las telecomunicaciones cuentan con "mayores facultades y las ejercen activamente".

De esta forma, los Países Bajos son el país "mejor conectado" de Europa, gracias a que su organismo regulador es "proactivo" y a que su mercado de telecomunicaciones es abierto y competitivo.