Aunque con perspectiva negativa

Fitch confirma la triple A para el Gobierno Vasco, Álava y Guipúzcoa

La agencia de calificación Fitch ha confirmado hoy la triple A, la máxima nota, para la deuda a largo plazo del Gobierno Vasco y de los territorios de Álava y Guipúzcoa, aunque con perspectiva negativa, según ha anunciado hoy esta firma.

El Gobierno Vasco y las Diputaciones vascas habían sufrido la rebaja de su calificación por parte de otra agencia, Standard and Poors, que la dejó en AA+, mientras que ahora Fitch la mantiene en el máximo, aunque con perspectiva negativa.

El mantenimiento se hace a pesar de que Fitch rebajó la nota para la deuda española a AA+ el pasado 28 de mayo; esto se debe a que ha aplicado el criterio de que algunas "subnacionalidades" del área euro pueden tener un ratio más alto que el país en el que se incluyen, bajo ciertas condiciones, en este caso la considerable autonomía fiscal vasca.

En el caso de la Diputación de Vizcaya, la otra gran institución vasca, fuentes de Fitch han explicado a EFE que se mantiene su nota, AA+, la segunda mejor, con la perspectiva de estable.

Estas fuentes han explicado que han querido confirmar hoy la nota del Gobierno Vasco, Álava y Guipúzcoa al haberse producido la semana pasada la rebaja para el conjunto de España y quedar por encima estas "subnacionalidades", como las han definido.

Así, en ninguna de las cuatro instituciones vascas ha habido novedad: el Gobierno Vasco, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya siguen igual, pero ahora ésta última tiene la misma nota que el conjunto de España y las tres primeras están por encima.

El pase a la perspectiva negativa de la deuda de las tres primeras instituciones fue decidido por Fitch el año pasado, debido a la contracción económica, que produjo una acelerada reducción de los ingresos, el aumento del déficit fiscal y un sustancial incremento de la deuda.

Fitch ha alertado de que controlará la marcha de la economía regional vasca, la ejecución de los planes de las administraciones vascas para estabilizar el crecimiento de su deuda y mejorar la acción presupuestaria.

En caso de que estas mejoras no se produzcan la agencia ha alertado de que "podría llevar a una degradación de la calificación a largo plazo".

Para la deuda a corto plazo, menos usada, Fitch mantiene también la calificación de F1+ para las tres instituciones.