Reconoce problemas importantes

Miguel Boyer: "No vamos a caer en una sima"

El ex ministro socialista de Economía, Miguel Boyer, ha marcado hoy distancias entre la situación económica de España y de Grecia, y ha señalado que "no vamos a caer en una sima", aunque ha reconocido problemas coyunturales importantes.

Miguel Boyer
Miguel Boyer

ntre los problemas que identifica el que fue el primer ministro de Economía de Felipe González, se encuentran la "importante bolsa de desempleo" y el hundimiento que ha vivido el sector de la construcción.

En el marco de la XXVI Jornada del ciclo "Para que la economía vaya bien", organizado por el Círculo de Economía en Sitges (Barcelona), Miguel Boyer ha cargado contra los "movimientos especulativos", a los que ha culpado del enorme peso de la construcción en el país, y ha destacado que "hay 1,5 viviendas por familia en España, frente al 1,2% de media en el resto de Europa".

"El fenómeno de burbujas del sector inmobiliario es impredecible y ha ocurrido históricamente muchas veces", ha sostenido el ex ministro, que ha señalado no obstante que "existen numerosas herramientas para luchar contra la explosión de dichas burbujas".

Por ello, Boyer ha defendido la necesidad de "retirar los estímulos fiscales que se habían dado al mercado de la vivienda y dificultar los créditos bancarios a este sector", y en este sentido se ha mostrado a favor de exigir a las entidades financieras "más provisiones para frenar el entusiasmo e impedir la formación de burbujas de este tipo".

Por otra parte, Miguel Boyer ha señalado el desempleo como otro de los grandes problemas que afronta el país, donde ha puntualizado que el sector de la construcción tiene una tasa de paro del 26%, y ha recalcado que las comunidades autónomas menos ligadas al sector de la construcción, como el País Vasco, "han vivido una caída del empleo mucho menor".

El ex ministro ha señalado, sin embargo, que en España "la caída del PIB no ha sido muy fuerte durante la crisis gracias a los esfuerzos del Gobierno y al paquete de inversiones acordado en 2009", que ha recordado "fue el cuarto mayor de la OCDE".

Aún así, Boyer ha comparado la caída del empleo en un 6,7% con la del 1,2% de media en el resto de los países del euro, y ha culpado de ello a la "rigidez del mercado laboral y de los salarios, que no bajan en la crisis sino que suben, debido en parte al poder de los sindicatos".