Petróleo

El crudo de Texas sube un 4,25%, su mayor subida porcentual en casi 8 meses

El barril de crudo de Texas siguió adelante con el ánimo alcista de la jornada anterior para subir hoy en Nueva York un 4,25%, su mayor incremento porcentual en casi ocho meses, y concluyó a un precio de 74,55 dólares por barril.

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio, los más negociados hoy, sumaron 3,04 dólares al precio del miércoles, cuando ya cerraron con un firme ascenso del 4%.

Se trata del mayor aumento porcentual que los contratos con vencimiento más próximo experimentan desde el pasado 30 de septiembre, cuando cerraron con un alza del 5,84%.

Los contratos de gasolina con entrega en junio subieron seis centavos respecto al precio de cierre del miércoles y acabaron a 2,03 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo, también de entrega para ese mes, se encarecieron siete centavos y cerraron a 1,99 dólares por galón.

Los contratos de gas natural para julio, que desde hoy se toman como referencia, cerraron a 4,29 dólares por cada mil pies cúbicos, doce centavos más caros que el miércoles, después de que el Departamento de Energía (DOE) de Estados Unidos divulgara el estado de las reservas de este combustible.

Según los datos del DOE, las existencias de gas natural aumentaron menos de lo esperado al incrementarse la semana pasada en 104.000 millones de pies cúbicos, aunque el total, de 2,26 billones de pies cúbicos, es un 3,2% superior al nivel del pasado año en esta misma época.

Las subidas del crudo y los combustibles tuvieron lugar en una jornada en la que el dólar se depreciaba ante al euro, que se cambiaba a 1,2325 dólares, frente a los 1,2193 del día anterior.

La depreciación de la divisa estadounidense suele empujar al alza a los contratos de petróleo, que, al negociarse, como otras materias primas, en dólares, resultan más desfavorables si se cierran con el "billete verde" fortalecido.

Los operadores reflejaron el optimismo que imperaba en los mercados bursátiles mientras los inversores analizaban, entre otras noticias, las que se producían en Estados Unidos, donde hoy se conoció que la economía creció un 3% en el primer trimestre del año, un ritmo que inferior al que preveían los expertos pero que se leyó en tono positivo.

Otro dato que animó al optimismo fue el de que las solicitudes de ayuda por desempleo cayeron en 14.000 la semana pasada en Estados Unidos, hasta 460.000.

Noticias como éstas suelen infundir ánimos acerca de la fortaleza de la recuperación económica y el consecuente aumento en la demanda que ésta podría conllevar en el principal consumidor energético del mundo.