La reordenación del sector financiero

Los bancos españoles ven innecesario un fondo de rescate

La CE esbozó ayer las normas para crear fondos de resolución de crisis bancarias en cada país de la UE. La AEB señaló que España no necesita crearlo porque ya cuenta con el Fondo de Garantía de Depósitos. Y Reino Unido también se demarcó de la propuesta de Bruselas.

El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, durante una rueda de prensa.
El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, durante una rueda de prensa.

El comisario europeo de Mercado Interior, Michael Barnier, avanza con pies de plomo en su polémica propuesta de crear fondos de resolución de crisis bancarias en cada país de la Unión Europea. Pero su cautela sólo ha generado, de momento, escepticismo, desconfianza y confusión. El documento aprobado ayer por la CE, que esboza las grandes líneas de esos fondos alimentados por las propias entidades, deja más preguntas que respuestas y ya ha suscitado el rechazo de alguna capital.

La Asociación Española de la Banca (AEB) señaló ayer que, a su juicio, "nuestro Fondo de Garantía de Depósitos es un fondo de resolución en el sentido en el que lo entiende la CE". Y recordaron que, además de financiarse por adelantado, "acumula el mayor patrimonio disponible de toda la UE".

Bruselas, sin embargo, señala en el documento aprobado ayer que los FGD sólo deben utilizarse para cubrir la garantía de los depósitos de los clientes. "Los costes más allá de ese límite, deben cubrirse con los fondos de resolución", precisa la CE. Por ese motivo, Barnier desea que los recursos de los nuevos fondos, previsiblemente multimillonarios, "se reserven de forma estricta para las medidas de resolución de crisis".

Londres rechazó la idea, sumando otro obstáculo a la propuesta de Barnier. El nuevo ministro británico de Economía, el conservador George Osborne, precisó que la tasa que impondrá al sector bancario "es para recaudar dinero para los objetivos presupuestarios generales".

Reino Unido defiende que la prevención de crisis debe hacerse a base de exigencias de capital a la banca, sin necesidad de crear ninguna caja o reserva especial. Pero por esa vía, Barnier tampoco pude avanzar porque los trabajos sobre normas de solvencia los realiza el Banco Internacional de Pagos en Basilea. Los banqueros centrales son remisos a imponer nuevas cargas al sector mientras no se compruebe el impacto de Basilea III.

Del fondo europeo al control de los nacionales

En poco más de seis meses, la Comisión Europea ha pasado de proponer la creación de un fondo de resolución de crisis europeo a rendirse a la evidencia de que cada país puede crear el suyo.

A Bruselas sólo le cabe intentar armonizar las normas de funcionamiento de esos fondos para evitar problemas de competencia e intentar que los activos de la actividad bancaria trasnfronteriza, que superan los cuatro billones de eruos, no queden desprotegidos.

El comisario europeo de Mercdo Interior, el francés Michael Barnier, defendió ayer el"pragmatsimo" de la rebaja de sus propuestas, pero no concretó cómo funconarán esos fondos nacionales en caso de crisis deuna entidad transnacional. Una laguna importante en mercados como el checo, dominado en un 85% por entidades de otro país.