Petróleo

El crudo de Texas subió el 4%, su mayor ascenso en más de medio año

El barril de crudo de Texas se encareció hoy el 4%, su mayor subida porcentual en más de medio año, y concluyó a 71,51 dólares por barril, pese a que durante la sesión se conoció que las reservadas de esta materia prima en EE UU aumentaron durante la semana pasada.

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en julio, los más negociados hoy, sumaron 2,76 dólares.

Previamente, el Departamento de Energía informó hoy de que las reservas de petróleo en EEUU aumentaron en 2,4 millones de barriles la semana pasada y quedaron en 365,1 millones, por encima del promedio para esta época del año.

Los contratos de gasolina con entrega en junio subieron cuatro centavos y acabaron a 1,97 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo, también de entrega para ese mes, se encarecieron cinco centavos y cerraron a 1,92 dólares por galón.

Esas subidas tuvieron lugar después de conocerse que las reservas de gasolina disminuyeron en 200.000 barriles, con lo que se situaron en 221,6 millones, y las del destilados (que incluyen al gasóleo de calefacción y de automoción) bajaron en 300.000 barriles y se ubicaron en 152,5 millones.

Los contratos de gas natural para ese mismo mes cerraron a 4,15 dólares por cada mil pies cúbicos, diez centavos más caros. Las reservas de esta materia se difundirán el jueves.

El dólar también subió hoy ante al euro, que se cambiaba a 1,2195 dólares, frente a los 1,2334 del día anterior.

La revalorización de la divisa estadounidense suele empujar a la baja a los contratos de petróleo, que, al negociarse como otras materias primas en dólares resultan más desfavorables si se cierran con el "billete verde" fortalecido.

Sin embargo, en el ánimo de los inversores parecía pesar más la subida que vivían los mercados de valores y los buenos datos macroeconómicos difundidos tanto en EEUU como en otros lugares del mundo, lo que les animó a confiar en la recuperación económica y apostar por un aumento del consumo de crudo y sus derivados.