Con la abstención del PP

La enmienda 'antiblindajes' supera el primer trámite en el Senado

La reforma de la Ley de Auditorías y Sociedades Anónimas superó hoy el trámite de Ponencia en el Senado después de que el PP se abstuviera en la votación de todas las enmiendas de la Entesa y el PNV, que pedían la retirada de la disposición que prohíbe las limitaciones de derechos de voto en empresas cotizadas, conocidos como 'blindajes' empresariales.

Según informaron fuentes parlamentarias, el acuerdo que suscribieron PSOE y CiU en el Congreso en relación a esta norma llegará intacto al debate en Pleno, previsto para dentro de dos semanas, ya que la votación en Comisión que tendrá lugar mañana se limitará a ratificar el texto acordado esta tarde.

Precisamente, el objetivo del PP es someter a votación sus propuestas en el Pleno, que pasan por permitir que "excepcionalmente" los 'blindajes' puedan aplicarse al "número de votos decisivos" que pueden emitir las empresas inversoras de países que no prohíban limitaciones a los derechos de votos en "condiciones de reciprocidad" a las previstas en la legislación española.

Los 'populares' consideran necesario mantener esta prevención para proteger a las empresas españolas, sean cotizadas o no, de operaciones mercantiles por empresas de los "escasos" países cuya legislación si permita los blindajes, lo que 'de facto' se traduce en poner coto a la toma de control de compañías de Alemania, Italia y Estados Unidos, principalmente.

En cualquier caso, los grupos acordaron hoy ceñirse a debatir otras cuestiones relativas a la Ley, que salió del Congreso con numerosos errores y contradicciones que han provocado la inquietud del sector de las auditores y abogados en las últimas semanas.

El PSOE descarta pactar con el PP, de momento

De hecho, PSOE y CiU no han arrancado la negociación con el PP de cara a un eventual acuerdo en relación a la conocida como 'enmienda antiblindajes', cuya retirada piden el PNV y ERC e ICV. El PSC, que comparte grupo parlamentario con estas dos formaciones catalanes, votará con el PSOE, aunque este apoyo no garantiza una mayoría suficiente en el Pleno.

El caso es que el apoyo de los diez senadores socialistas catalanes no garantiza al PSOE y CiU la mayoría necesaria para garantizar que el texto que pactaron en el Congreso se mantenga sin modificaciones en la Cámara Alta, por lo que, en principio, se verán obligados a negociar un acuerdo con el PP, si bien el PSOE descarta por ahora esta posibilidad.