Eleva al 30% la dotación por activos inmobiliarios de su balance

El Banco de España endurece las provisiones sobre activos inmobiliarios y merma su beneficio

El Banco de España endurece las provisiones que el sector financiero debe realizar por los activos inmobiliarios que tiene en su balance. Bancos y cajas deberán realizar una dotación equivalente al 30% del valor de tasación de las viviendas, locales o promociones que tienen en su balance desde hace más de dos años. Una decisión que reduce el beneficio antes de impuestos de las entidades en cerca de un 10%.

La medida, aunque esperada en la banca española, constituye una importante señal de cara a los mercados internacionales. Después de la intervención de Cajasur durante el fin de semana y de la aceleración de los procesos de fusiones entre cajas de ahorros, el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ratifica el compromiso de la institución con la máxima prudencia financiera.

El Banco de España ha ido endurecido los requisitos de reserva de dinero para imprevistos a medida que la crisis del ladrillo ha ido lastrando los balances bancarios, ya que antes de noviembre de 2009 la obligación de provisionar por activos inmobiliarios no superaba el 10% del valor de tasación.

Las adquisiciones de activos en pago de deudas "constituyen una opción legítima de paliar los problemas derivados de los créditos dañados, pero un elevado volumen en circunstancias de tensión de la mora aconseja establecer algunos principios básicos para estimar su deterioro e incentivar la búsqueda de soluciones definitivas para ellos", argumenta.

El Banco de España dice que la antigüedad en balance de los activos redibidos en pago de deudas es "un inequívoco indicio de deterioro", por lo que "su reconocimiento no debe retrasarse".

En materia de cobertura de préstamos morosos, el proyecto de circular unifica los diferentes calendarios de provisiones que existen en la actualidad en uno sólo, que garantiza la cobertura total del riesgo de crédito una vez transcurridos doce meses.

De esta forma, se recorta sustancialmente el periodo de tiempo para provisionar los préstamos, ya que anteriormente la totalidad de la cobertura se alcanzaba entre los 24 y los 72 meses desde la calificación como dudoso.

El nuevo calendario establece que hasta seis meses se provisione la cuarta parte del préstamo, a partir de medio año y por debajo de nueve meses se provisionará la mitad, mientras que antes de que se cumpla el año se provisionará el 75%, para llegar a la totalidad de la cobertura transcurrido más de un año.

Por otro lado, la propuesta que el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha sometido a consulta pública pretende resolver situaciones como la obligación de provisionar créditos al 100% a pesar de la existencia de garantías cuyo valor, al realizarse, minoraría la pérdida registrada.

El objetivo es reconocer el valor de las garantías inmobiliarias, pero aplicando recortes en las provisiones que reflejen tanto la heterogeneidad de las garantías como las distintas posibilidades de movilización de las mismas a corto plazo.

Si el tipo de garantía inmobiliaria es una vivienda terminada, residencia habitual del prestatario, el recorte es del 20%, mientras que para fincas rústicas, oficinas, locales y naves polivalentes terminadas es del 30%. En el caso de viviendas terminadas, el recorte es del 40%, y en el de parcelas, solares y resto de activos inmobiliarios, del 50%.

Reduce un 10% el beneficio de las entidades

El Banco de España indicó también que el resultado de las entidades antes de impuestos se reduciría alrededor del 10%.

Fuentes del sector financiero explicaron a Efe que la propuesta del Banco de España, en un momento como el actual, no supone ninguna ayuda, ya que endurece la norma vigente.

Según los últimos datos publicados por el Banco de España, la morosidad de los créditos concedidos a empresas y particulares por las entidades españolas bajó en marzo por primera vez desde junio de 2009 y se situó en el 5,22%.

Además, la cartera de activos inmobiliarios de las entidades se elevaba a finales de agosto a 20.722 millones de euros, un 7,6% más que en 2008.

Ordóñez desvela su sueldo: 165.026 euros al año tras recortárselo un 15%

El Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha anunciado que al igual que los miembros del Gobierno se bajara un 15% su sueldo. La oportunidad sirve además para conocer cuál es su sueldo, tras la bajada cobrará 165.026 euros brutos al año, según ha adelantado Cadena Ser.

Fernández Ordóñez ha adoptado esta decisión para alinearse con el recorte de los salarios en las administraciones públicas anunciadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para reducir el déficit público. El recorte del 15% del sueldo del gobernador del Banco de España se aplica sobre un salario bruto anual de 194.000 euros.