Les adeudan unos 10 millones de euros

Los trabajadores de Air Comet aseguran que cobrarán sólo el 15% de las nóminas adeudadas

Los cerca de 700 trabajadores de Air Comet que se han quedado en la calle creen que sólo cobrarán el 15% de las nóminas que la aerolínea, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, les adeuda, una vez que el juez ha autorizado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), cantidad que asciende a unos 10 millones de euros.

El acuerdo, pactado entre sindicatos, los administradores concursales y representantes de la compañía, incluye una indemnización de 20 días por año trabajado y permitirá a los trabajadores comenzar a cobrar las prestaciones por desempleo, además de solicitar al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) las nóminas pendientes de pago.

Pese a ello, esta solución no es la que hubieran querido los trabajadores de Air Comet que no entienden cómo Díaz Ferrán no es obligado a responder con su patrimonio personal, tal y como se comprometió ante notario, y después de declararse insolvente, a menos que los administradores concursales así lo establezcan.

"Si no se logra eso, evidentemente el Fogasa responderá, pero sólo aproximadamente por el 15% de la deuda, y en el plazo legal que se establezca", señalaron fuentes sindicales a Europa Press, proceso que indicaron podría extenderse en el tiempo.

Por ello, ante la excesiva situación de impago por parte de Air Comet a sus empleados los sindicatos confían en que en el proceso concursal se otorgue cierta prioridad a resolver esta situación. "El tiempo ha demostrado que el presidente de la CEOE no tiene palabra", lamentaron.

En esta línea, recordaron que desde hace más de un año los trabajadores de Air Comet venían denunciado la situación de impago con la plantilla, irregularidad que no se frenó desde la Administración, hasta que la situación derivó en la retirada de la licencia de vuelo a la aerolínea el pasado mes de diciembre, con la que se iniciaron los problemas para el resto del conglomerado de empresas del grupo Marsans.

Fuentes sindicales subrayaron la situación de incertidumbre que viven ahora los 4.000 trabajadores de Viajes Marsans que, a las puertas del verano, podrían encontrarse en una situación similar.

"El Gobierno tiene poco margen de maniobra ahora, pero hicieron dejación de funciones cuando no vigilaron la situación de Air Comet, renovando su licencia cuando existía ya una deuda con la Seguridad Social de más de 10 millones de euros en 2008, año en el que el Ministerio de Fomento requirió a la compañía por carta que aclarase sus cuentas", apuntaron.

En su opinión, no es comprensible que un empresario que debe a día de hoy más de 20 millones de euros a la Seguridad Social, unos 10 millones en salarios a sus trabajadores, al que intervienen su aseguradora y que se justifica con la crisis económica, arremetiendo al Estado argentino para esconder una "pésima gestión" sea "intocable".

"¿Qué lectura podemos hacer de la gestión de un empresario que reconoce que no volaría con su aerolínea", lamentaron para advertir que puede repetirse lo mismo con Marsans.