La votación será mañana

El Gobierno puede salvar por un sólo voto el ajuste presupuestario, si CiU se abstiene

Un sólo voto puede permitir mañana que el Congreso convalide el decreto de ajuste presupuestario del Gobierno, siempre y cuando CiU se abstenga y no se sume a los votos en contra que ya han anunciado PP, PNV, ERC-IU-ICV, BNG, Na-Bai y UPyD.

Los 153 diputados populares, 6 del PNV, 5 de ERC-IU-ICV, 2 del BNG y las parlamentarias de Nafarroa Bai y UPyD suman 168 votos en contra del decreto de recortes aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, sólo uno menos que los 169 escaños que tiene el PSOE en el hemiciclo.

Por tanto, siempre que no haya ninguna ausencia, el decreto del Gobierno sólo contaría con un voto de más para ser aprobado.

De ahí que en la reunión que mantuvo el grupo parlamentario socialista ayer martes, su portavoz, José Antonio Alonso, exhortara a todos los diputados a que no falten mañana al pleno, ya que la votación es "muy importante" para el Gobierno.

CiU es quien tiene la clave para saber si el decreto sale o no adelante en el Congreso y, de hecho, el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta económica, Elena Salgado, han mantenido en las últimas horas conversaciones con este grupo, según han informado fuentes parlamentarias de Convergencia i Unio.

Los diputados nacionalistas, según estas fuentes, llevan todo el día debatiendo qué postura adoptar, si bien parece que lo más probable es que se decanten por la abstención, lo que permitiría a los socialistas sacar adelante el decreto aunque por una apretada diferencia.

Los diputados del PNV han estado dudando hasta última hora sobre cuál sería su postura, pero, finalmente, se han decantado por el no, mientras que las abstenciones seguras hasta el momento son las de los representantes de Coalición Canaria y UPN.