Por "anestesiar a la sociedad a través de dinero prestado"

Adolfo Domínguez avisa que en España puede ocurrir lo mismo que en Argentina

El modisto español Adolfo Domínguez ha alertado hoy de la posibilidad de que España entre en bancarrota, en un estado "como el que hubo en Argentina" en 2001, y ha criticado al Gobierno por "anestesiar a la sociedad a través de dinero prestado, que ahora se ha agotado".

En una conferencia ante estudiantes de Economía en Barcelona, el empresario gallego ha manifestado que "de hecho, ahora mismo el país está en quiebra, puesto que emite deuda cada día para poder pagar a sus funcionarios".

Domínguez, que se ha declarado en diversas ocasiones firme defensor del despido libre, ha cargado también contra el sistema contractual español por ser "excesivamente costoso", y ha dicho que en España se ha implantado "un Estado de Bienestar que no podemos pagar, y que estamos pagando con deuda y con ayudas europeas".

El empresario ha exaltado las "bondades del libre mercado" y ha recalcado que "lo inteligente del capitalismo es que usa las debilidades del ser humano en un sentido positivo", aunque ha matizado, eso sí, que "es importante que la sociedad cuente con fuertes criterios éticos".

También ha dicho que "España es un país áspero para los empresarios", manifestando en tono mordaz que "las bajas por depresión son una pandemia", y denunciando el caso de "trabajadores que cogen depresiones de un año y medio, y luego las pasan de discoteca en discoteca".

Por otra parte, el modisto se ha mostrado contrario a defender "un tipo de Seguridad Social que protege la pereza y la inoperancia", y ha defendido que "el empresario debería poder adaptar su empresa sin la necesidad de pedir permiso a un juez o pagar un coste tan alto".

Domínguez, que acaba de regresar de un viaje en el que ha abierto nuevas tiendas en Washington y China, ha reiterado su decisión de no invertir más en España e invertir en el extranjero, manifestando su voluntad de doblar durante los próximos años el porcentaje de ingresos provenientes de las exportaciones, de modo que superen el 50% de su cifra de negocio.

El modisto, que ha explicado que su empresa salió a Bolsa en el año 97 "para resolver un conflicto familiar", ha sostenido también que la actual crisis económica "no sólo tiene orígenes financieros, sino que los detonantes han sido la subida del petróleo y de las materias primas".