Sanidad asegura que lo está estudiando

Economía pone sobre la mesa la implantación del copago

El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, afirmó hoy que el "copago" de los servicios sanitarios por parte de los ciudadanos ha estado sobre la mesa en otras ocasiones y añadió que ahora está ahí "como posible".

En conferencia de prensa sobre ejecución presupuestaria, Ocaña se refirió así a las palabras de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, quien hoy aseguró que su departamento "está estudiando" establecer el "copago" de los servicios sanitarios por parte de los ciudadanos, si bien aclaró que "hay dudas lo suficientemente amplias" como para no adoptar esta medida "en este momento".

Ocaña señaló que el copago se planteó también para ser incluido en el real decreto de reducción del déficit aprobado el pasado viernes, pero que finalmente no se hizo porque para reducir el gasto en Sanidad se aprobó otra medida como la rebaja en los precios de los medicamentos.

Sanidad no lo platea todavía

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha confesado hoy que su departamento "está estudiando" establecer el "copago" de los servicios sanitarios por parte de los ciudadanos, si bien ha aclarado que "hay dudas lo suficientemente amplias" como para no adoptar esta iniciativa "en este momento".

Jiménez, quien siempre se ha mostrado radicalmente contraria a esta posibilidad, ha dicho hoy que "todavía no hay un acuerdo" al respecto porque "no existe una opinión clara y formada sobre la bondad de una medida de estas características"

La titular de Sanidad ha querido desligar esta cuestión de la crisis económica que hace peligrar el Sistema Público de Salud, al insistir en que desde hace más de veinte años el "copago" ha sido un tema "recurrente" en los debates sanitarios.

"Creo que ha estado en los cajones de todos los ministros que hemos llegado a este ministerio", ha reiterado, para agregar que ella misma lo ha planteado en la Subcomisión del Pacto por la Sanidad y en el Consejo Interterritorial de Salud.

Sin embargo, ha hecho hincapié en que "no hay una posición clara y unánime sobre la conveniencia de la medida porque entraña dudas que son razonables y legítimas que hay que considerar".

Se ha referido, entre ellas, a "a quién se le aplicará, cómo se le aplica" o "si tenemos un sistema informático lo suficientemente desarrollado para poder discriminar entre aquellos que pueden o no pueden" afrontar este pago añadido. Jiménez se ha preguntado "qué valor puede tener de cara a incrementar los ingresos" y, por tanto, "a fortalecer la sostenibilidad" del actual modelo público.

Por su parte, el Círculo de Empresarios ha calificado hoy de "tardías e insuficientes" las medidas de recorte del déficit aprobadas por el Gobierno, pese a reconocer que éstas suponen un "cambio positivo" en los planteamientos del Ejecutivo en cuanto a la necesidad de acometer un drástico recorte del gasto.

Según la organización la solución al déficit tiene que buscarse en cambios mayores, "más numerosos y profundos", entre los que propone la reducción del número de asesores, supresión de cargos y organismos innecesarios, amortización de plazas en la Función Pública, mayor corresponsabilidad fiscal de las comunidades autónomas, revisión de subvenciones, privatización de televisiones públicas e introducción del copago en determinados servicios.