Han asistido inmobiliarias de 23 provincias

El SIMA cierra su última edición con un 16% menos de afluencia que en 2009

La duodécima edición del Salón Inmobiliario (SIMA) cerrará hoy sus puertas en Madrid tras recibir casi 50.000 visitantes, unas 10.000 personas menos de las registradas en el certamen del año pasado.

No obstante, fuentes de la organización aseguraron que la mayoría de los expositores hicieron un balance favorable de la feria y se mostraron "satisfechos" por las visitas recibidas ya que valoraron el perfil preparado del comprador.

Así este año el salón ha tenido dos tipos de público muy específicos; parejas jóvenes sin hijos que buscan su primera vivienda a un precio económico y sólo solicitan VPO, y parejas consolidadas con edades entre 40 y 45 años que centran su búsqueda en vivienda de reposición, "sin mirar tanto el precio".

En este sentido, algunas inmobiliarias constataron que este último perfil de comprador "empieza también a solicitar una segunda vivienda".

En esta edición han asistido inmobiliarias de 23 provincias españolas y casi la mitad (el 48%) con promociones de viviendas concentradas en Madrid, mientras que el 36% restante correspondió a viviendas turísticas ubicadas en el Mediterráneo o en la costa cantábrica.

Además, la cuarta parte de los inmuebles ofertados fueron viviendas de protección oficial (VPO), al tiempo que algunas inmobiliarias ofrecieron descuentos de hasta un 40% en proyectos en Madrid, Levante o los Pirineos.

Por otra parte, fuentes del SIMA destacaron que este año el número de personas interesadas en el alquiler de un piso con derecho a compra ha disminuido una "gran barbaridad" con respecto a la última edición de 2009, que fue "uno de los grandes incentivos".

En la feria también estuvieron presentes inmobiliarias de 17 países, entre los que destacaron EEUU, Uruguay, República Dominicana, Brasil, Andorra, Hungría, Cabo Verde y las Islas Caimán.

El SIMA destacó que estos expositores van dirigidos a pequeños inversores o aquellos otros más cualificado y en un primer análisis señaló que el interés por comprar en el extranjero aumentó este año, lo que significa que "el público se empieza a mover algo más".

Al respecto, algunos de las inmobiliarias extranjeras aseguraron que un nuevo impuesto a las rentas más altas, tal como estudia el Gobierno, podría favorecer sus ventas ya que incentivaría la salida de capitales del España de forma legal, con inversiones en productos inmobiliarios, hacia países con menores impuestos.

Por otra parte, en esta edición el SIMA contó con la presencia de las divisiones inmobiliarias de las entidades financieras, representadas por Altamira Real Estate (Banco Santander), Aliseda (Banco Popular), Hábitat-Bancaja, Caja Madrid, Ibercaja y Caixa Catalunya.

También, acogió las convenciones anuales del Conseil Europèen des Professions Immobilières (CEPI), una asociación de ámbito europeo que agrupa a profesionales y empresas del sector