Reducción de deuda

Eroski cifra en 212 millones los activos inmobiliarios disponibles para su venta

Eroski tiene las cuentas realizadas para adecuar su balance a la situación actual del mercado con una caída de ventas, márgenes y beneficios. El grupo de distribución tiene cifrados en 212 millones los activos destinados a la venta, en una estrategia de reducción de una deuda que, sólo a largo plazo, supera los 2.500 millones de euros.

El holding presidido por Constan Dacosta, según la información remitida a la CNMV, se ha marcado como objetivo situar en algo más del 0,20% el ratio de su pasivo, de 5.288 millones, sobre los fondos propios, de 1.457 millones, en los que incluye las aportaciones financieras Eroski, que superan los 347 millones. Este ratio, se situó en el 0,28% en el ejercicio cerrado en enero de 2010, frente al 0,30% a los doce meses anteriores.

La oxigenación de su pasivo crediticio ha sido una exigencia de las entidades financiadoras en 2008 y en 2009. La caída del mercado inmobiliario ha lastrado los dos últimos años uno de los negocios del grupo, consistente en la promoción de centros comerciales y su posterior venta tras cerrar acuerdos de arrendamientos a largo plazo.

Eroski espera ahora cerrar nuevos pactos de desinversión. En su memoria anual, asegura que su objetivo es "priorizar" el equilibrio financiero respecto de una política de "expansión". A este diseño se suma una estrategia laboral que supondrá para sus socios cooperativistas, si finalmente lo aprueban en la asamblea general que se celebrará en el próximo mes de junio, destinar, al igual que en 2009, los intereses de su capital a fondos propios. Eroski cerró el pasado año con una pérdida neta de 65 millones, un 23% inferior.