Tras la ayuda concedida por el FMI y la UE

Fitch mantiene baja la calificación de Grecia pese a reconocer una mejora

La agencia de calificación de riesgo Fitch informó hoy de que mantiene baja y en perspectiva negativa su calificación sobre la deuda Grecia, a pesar de reconocer una clara mejora tras la ayuda concedida por el FMI y la UE.

Fitch publicó hoy un informe sobre la perspectivas de las finanzas griegas después de la ayuda aprobada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) de 110.000 millones de euros en forma de préstamos para los próximos tres años.

El informe de la agencia se publicó después de que la UE entregase hoy a Grecia más de 14.000 millones de euros como primera aportación efectiva para salvar al país de la quiebra,.

"La gestión logística de parte del Banco Central Europeo ya se ha efectuado", declaró a Efe en Atenas un alto cargo de la entidad.

La semana pasada el FMI ya había entregado a Grecia 5.574 millones de euros.

"El paquete minimiza el riesgo de liquidez a corto plazo para Grecia", libera al país heleno hasta 2012 de tener que recurrir a los mercados internacionales de capital para pagar su deuda y "ofrece al gobierno un camino hacia la solvencia fiscal, siempre y cuando el programa se implemente completa y eficazmente", dice Paul Rawkins, director en el equipo de Fitch para la calificación de deudas, en un comunicado.

"No obstante, si bien el paquete de ayuda traza una ruta viable hacia la sostenibilidad de la deuda a medio plazo, la deuda general del Gobierno registrará un aumento hasta casi el 150% del PIB (Producto Interior Bruto) antes de estabilizarse en 2013, lo cual convierte en altamente desafiante a dicha ruta", añade.

La agencia reconoce que el compromiso con el FMI "ha mejorado la credibilidad del programa de ajuste fiscal de Grecia, mientras que el paquete de ayuda financiera que lo acompaña reduce en gran medida los riesgos financieros a corto plazo".

Pero considera que "los riesgos a la baja son altos", por lo que considera que sigue siendo apropiada la calificación actual de la deuda Griega en "BBB-", con perspectiva negativa, una nota resultante de sucesivas rebajas desde "A" en octubre pasado.

La agencia anuncia que a partir de ahora centrará su atención en el rendimiento de la economía y la capacidad de las autoridades griegas de mantener las limitaciones por varios años frente a una fuerte oposición interna.

Según Fitch, "el éxito del programa no sólo depende de la capacidad de las autoridades de cumplir los objetivos fiscales, sino también de la capacidad de la economía de ajustarse y recuperarse", que Fitch considera "muy incierta".