ITP ampliará su planta mexicana para producir componentes

Industria de Turbo Propulsores (ITP) quiere crecer a pesar de las perturbaciones en el negocio aeronáutico. La compañía, participada por Sener y Rolls Royce, ampliará la planta de su filial mexicana ITR para producir componentes y suministrar a la nueva fábrica de turbinas que construirá en Zamudio (Vizcaya).

Los gestores de ITP van afinando la estrategia de negocio para los próximos cuatro años. El equipo directivo dirigido por Ignacio Mataix se ha propuesto como objetivo el crecimiento orgánico de la firma fabricante de turbinas para motores de avión, lo que supondrá aumentar su músculo productivo tanto en México como en España.

Convertirse en el productor del 50% de las turbinas que se dirijan al mercado mundial de motores aeronáuticos está en el ideario de ITP. Para ello tiene previsto la transformación de la planta mexicana, propiedad de ITR, su participada al 75%, para convertirla en fabricante de componentes. Esta operación industrial busca aumentar la capacidad industrial en países "eficientes en costes", según fuentes de la firma presidida por Ricardo Martí Fluxá. China y la India pueden ser los próximos países donde se localicen parte de sus proveedores.

España jugará un importante papel en su política de crecimiento. La nueva planta que se construirá en Zamudio (Vizcaya) recibirá los componentes de la fábrica mexicana. En el proyecto ITP Global 400 se prevé que la instalación vizcaína duplique su producción hasta conseguir una capacidad de montaje de 400 turbinas al año. Para ello, la firma del sector aeronáutico realizará una "importante inversión" que espera financiar con los propios recursos generados, el apoyo institucional y el de Sener y Rolls Royce, sus dos accionistas.

Madurar los programas

En los próximos cuatro años, ITP pondrá en marcha la fabricación de los programas en desarrollo y que se centran en las turbinas que montan los motores para el A340, A350 y A400 de Airbus, además del B787 de Boeing. En los últimos cuatro años, la compañía vizcaína ha invertido más de 370 millones en sus programas de desarrollo que se deberán reflejar en los ejercicios futuros en un importante crecimiento industrial, según sus gestores. En 2009 las inversiones en I+D alcanzaron los 70 millones.

Ventas de 479 millones en 2009, un 0,9% inferiores

El grupo ITP consiguió unas ventas consolidadas superiores a los 479 millones de euros en 2009, un 0,9% inferiores a las del ejercicio anterior. Su beneficio alcanzó los 41 millones de euros, un 7% menos. El 50% de sus ventas se dirigió al mercado civil y el otro 50% al militar. Fuentes de la compañía aseguran que los beneficios fueron menores de lo previsto por la repercusión de las inversiones en I+D que han tenido un efecto negativo del 40% en la cuenta de pérdidas y ganancias. La estimación para este año es mantener los ratios de 2009 porque en 2010, añaden los portavoces de ITP, deberán entrar en actividad el 12,6% de la flota mundial de aeronaves que actualmente se encuentra "aparcada". ITP cuenta con 17 centros productivos en España, Gran Bretaña, Malta, EE UU y México y una plantilla de 2.650 trabajadores.