Sacará a consulta su plan

Industria forzará a las 'telecos' a hacer pública su postura sobre el reparto del móvil

Cuando las telecos esperaban la resolución final del Gobierno sobre el reparto del espectro de móvil, Industria ha decidido convocar una nueva consulta pública. El objetivo es obligar a que las compañías se retraten ante los concursos de frecuencias de 800 y 900 MHz.

El reparto de las frecuencias de telefonía móvil y el reajuste de algunas que ya están en manos de las operadoras de telefonía móvil ha pasado por todas las fases. Empezó con una consulta pública, lanzada por el Ministerio de Industria hace casi dos años. Luego se decidió buscar el acuerdo entre las operadoras más afectadas por la recalificación y la reasignación del espectro en la banda de 900 MHz -para que pueda usarse para dar banda ancha móvil a cambio de cesiones de frecuencias de sus dueñas- y que fueran ellas las que se entendieran entre sí. Confirmada la imposibilidad del consenso, el Gobierno asumió las riendas y aseguró que decidiría en solitario.

A finales del año pasado, Industria anunció que en enero desvelaría sus planes para el reparto del espectro y la reasignación de frecuencias. Pero no lo hizo. Por la complejidad jurídica y regulatoria de la materia, volvió a plantear un entendimiento a cinco bandas, las cuatro principales operadoras -Telefónica, Vodafone, Orange y Yoigo- y el ministerio.

Ahora, cuando las compañías descontaban los días para conocer el desenlace final, Industria ha anunciado que hará una nueva consulta pública, según avanzó ayer Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones. Esta decisión ha causado sorpresa en el sector, que teme un nuevo retraso del proceso, cuando se esperaba conocer los planes antes del verano.

Fuentes de los implicados, sin embargo, aseguran que la consulta pública no dilatará el calendario. Se lanzará en fechas próximas y se dará un plazo limitado, de 10 o 15 días, para las contestaciones, con el objetivo de adoptar la decisión definitiva antes del verano.

Transparencia

La consulta, además, pedirá la opinión de los operadores sobre el plan concreto de Industria, con el objetivo de que las compañías tengan que asumir su postura de forma pública. Este procedimiento dará al proceso una transparencia que no ha tenido durante las negociaciones de los últimos meses y permitirá que se involucren las compañías que no han formado parte directa de él, como las operadoras de cable, según las mismas fuentes.

Alguna operadora tiene la esperanza de que el objeto de la consulta sea el borrador de decreto del plan del Gobierno y no algo más genérico, para evitar más dilaciones, aunque tal posibilidad parece descartada. Eso sí, fuentes de las compañía consideran positivo que, al menos, exista un papel oficial sobre el que opinar.

En cualquier caso, las compañías vuelven a pedir que se acelere el calendario, porque temen que los nuevos planes retrasen el concurso al año que viene.

Un concurso con distintas fechas

En principio, los planes del Gobierno pasan por sacar a concurso tres bloques de cinco megahercios en la banda de 900 MHz y seis bloques en la de 800 MHz, según fuentes conocedoras del proceso. Para evitar la acaparación y hacer más fácil el reparto, está previsto que se imponga un límite máximo de 20 MHz de propiedad de espectro por operador en todas las bandas.

Sobre el papel, hay cierto acuerdo entre las compañías sobre este reparto, pero hay un problema con las fechas. Dos de los tres bloques de 900 MHz no podrían ser utilizados hasta 2015 y lo mismo sucede con el espectro en 800 MHz, que procede del llamado dividendo digital. En este caso, habría compañías con distinta capacidad competitiva, algo que puede ser cuestionado jurídicamente. La solución, según fuentes del sector, es adelantar el uso del mejor espectro o retrasar la recalificación de la banda de 900 MHz.