A partir de 2020

La UE forzará a que los edificios nuevos tengan un consumo de energía casi nulo

Todos los edificios construidos en Europa a partir de 2020 tendrán que tener un consumo energético cercano a cero, según la nueva legislación aprobada hoy por el Parlamento Europeo (PE).

La directiva, que tiene ya el visto bueno de los Estados miembros, establece que a partir de esa fecha todos los nuevos inmuebles deberán prácticamente producir tanta energía como la que consumen.

A modo de ejemplo, dos años antes el consumo cero tendrá que ser una realidad en los nuevos edificios públicos.

La UE considera que el sector de la construcción es uno de los mercados con mayor potencial de ahorro energético, en el marco de los objetivos comunitarios de lucha contra el cambio climático y de reducción de la dependencia energética.

Actualmente, es responsable del 40 por ciento del consumo energético y del 35 por ciento de las emisiones totales.

El sector residencial, con una participación del 26 por ciento en el consumo energético total, tiene más potencial de mejora que el sector de la construcción comercial, ha explicado la Eurocámara en un comunicado.

Habitualmente, el ahorro energético derivado de los edificios con eficiencia energética se sitúa en una media del 30 por ciento con respecto a los edificios convencionales.

Por ello, estos criterios tendrán que tenerse en cuenta cuando los inmuebles ya existentes se sometan a reformas de importancia, pues deberán garantizarse que el rendimiento energético del edificio o de la parte renovada cumplan unos requisitos mínimos que fijarán las autoridades nacionales.

Además, la nueva directiva exige la introducción de contadores inteligentes y sistemas de control y gestión orientados al ahorro de energía.

También se establecerán requisitos para garantizar que instalaciones técnicas como las calefacciones, tuberías de agua caliente, sistemas de aire acondicionado y conductos de ventilación son sustituidas por infraestructuras más nuevas.

El texto, que tendrá que ser revisado antes de 2017, impone también que el indicador que muestra la eficiencia energética de un edificio tendrá que ser incluido en los anuncios publicitarios de venta o alquiler que aparezcan en los medios de comunicación.