Se reúne esta semana con Sebastián

12 patronales piden que las primas a las renovables salgan de la tarifa

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, recibe esta semana a una docena de asociaciones sectoriales que, desde hace meses, vienen denunciando que las tarifas de acceso (peajes) de la energía que consumen se han disparado un 100%. Al ser dicha tarifa la que financia las primas de las energías renovables, estas asociaciones piden que se busque otra vía para sufragar dichos incentivos.

El proceso de liberalización del mercado de suministro eléctrico para las empresas españolas se abrió definitivamente el 1 de julio del año pasado con la desaparición de las tarifas de las pymes con más de 10 kW de potencia contratada y la llamada tarifa G-4, en alta tensión, de las cinco mayores plantas industriales de ArcelorMittal, Alcoa y Asturiana de Zinc. El grueso de los grandes consumidores de energía ya habían visto desaparecer sus tarifas un año antes, en julio de 2008.

Sin embargo, las empresas, que se han visto obligadas a firmar contratos de suministro en elmercado libre, siguen pagando la tarifa de acceso a las redes (o peajes), que es la que sufraga, entre otros costes, el déficit de tarifa y las primas de las energías renovables. El año pasado, esta partida superó los 6.000 millones de euros, lo que representó más de un tercio de los costes totales de dicha tarifa (ésta financia también la distribución y el transporte).

Los fuertes incrementos experimentados por las tarifas de acceso en los dos últimos años (el 100%, según la industria), ha impedido que las empresas se hayan podido beneficiar de la caída de los precios de la energía provocada por la crisis económica. La situación ha llevado a la creación de una plataforma reivindicativa en la que participan una docena de asociaciones (hace dos años eran ocho) de sectores intensivos en consumo de energía, como son el papel, la siderurgia, la química, el automóvil, los azulejos, el cemento o el papel. Se trata, concretamente, de Ascer, Acogen, Aspapel, Confemetal, Oficemen, Feique, Aege, FEAF, Anfac, Searauto,Unesid,Hispalyt. La gran industria representamás de un 40% del consumo total de electricidad.

En el último mes, estas patronales han pedido remedio para los fuertes incrementos de la tarifa (que también afecta a pymes y domésticos) en Moncloa y el Ministerio de Economía. Y, según fuentes fuentes de las mismas, amediados de esta semana se reunirán con el ministro de Industria, Miguel Sebastián. Este encuentro, que había sido solicitado hace un año, se produce en pleno proceso de negociaciones que Sebastián mantiene con las asociaciones de las empresas fotovoltaicas y eólicas para un posible recorte de las primas que éstas reciben.

Las patronales creen que el hecho de que el ministro los reciba en medio de este proceso de negociación no es casual y que sus posiciones podrían ser utilizadas como un medio de presión contra las renovables. No obstante, las fuentes citadas subrayan que la industria no está en contra de que se fomenten estas energías, sino de que sus incentivos se financien a través de la tarifa de acceso y proponen que se busque otras vías, como los Presupuestos, aunque reconocen la dificultad de la propuesta, dada la situación del déficit público.

Sea como fuere, expondrán su posición al ministro, que se resume en que "sectores sometidos a la libre competencia no pueden pagar los incentivos de los que no lo están". En este sentido, dicen contar con estudios que estiman que, al incremento del 100% del precio de los peajes en los dos últimos años, habrá que añadir otro 100% más hasta 2020.

En este cálculo se ha tenido en cuenta la evolución prevista de las primas; las partidas de los déficit anuales que se han laminado en el tiempo y el hecho de que, según la ley de medidas energéticas aprobada el año pasado, a partir de 2013 ya no se permitirán más desviaciones de la tarifa, por lo que ésta deberá ser aditiva y recoger todos los costes. A ello se añaden lasmás que probables subidas en el futuro de los precios de la energía, que ahora compran en el mercado.

La plataforma intersectorial también ha solicitado un encuentro con los responsables de la ComisiónNacional de la Energía (CNE).

Pactos de precios con las eléctricas

Las consecuencias nefastas del proceso de liberalización del mercado eléctrico para los grandes consumidores de energía se tradujo, tras la desaparición de las tarifas en alta tensión el 1 de julio de 2008, en unos incrementos de costes de la electricidad para dichos consumidores del 50% y el 60% en los siguientes meses.

En aquel caso, el encarecimiento vino de la mano de los precios de la energía y, pese a que las grandes empresas lograron crear una comercializadora, Fortia, para lograr buenos precios en el mercado, de poco les sirvió a la vista del fuerte incremento de las tarifas de acceso, que se han convertido en la caja de financiación de las primas de las renovables y los déficit tarifarios.

Precisamente, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), en el pliego de cargos del expediente sancionador que abrió en junio de 2009 a las cinco eléctricas integradas en Unesa, acusa a estas empresas de haber pactados precios para la gran industria, según adelantó el jueves CincoDías. En este caso, según fuentes del sector, la CNC sólo se refiere a las cinco grandes plantas de grandes empresas -ArcelorMittal, Alcoa y Asturiana de Zinc- con la tarifa G-4, que desapareció el 1 de julio de 2009.

El informe con los hechos acreditados que ha elaborado la Dirección de Investigación de la CNC ha sido remitido a las eléctricas para que presenten sus alegaciones y a la CNE para que lo dictamine.