Dice que Alemania ha vivido por encima de sus posibilidades

Merkel anuncia que el ajuste presupuestario no "excluirá área alguna"

La canciller alemana, Angela Merkel, preparó hoy a la población de este país para nuevos recortes y desde las jornada ecuménicas en Múnich anunció que "no habrá área alguna que quede excluida" porque "Alemania ha vivido durante muchas décadas por encima de sus posibilidades".

La líder cristianodemócrata, quien ya hace dos días adelantó que está preparando un nuevo paquete de ajuste, precisó que los únicos tabúes que no se tocarán serán el fomento de la enseñanza preescolar y el reconocimiento de los periodos educativos en las tablas de pensiones.

Sí habló, en cambio, de posibles recortes en los programas de fomento para los parados.

Alemania ha vivido durante muchas décadas por encima de sus posibilidades, dijo Merkel, para añadir que por ese motivo en las próximas semanas habrá que plantearse "dónde se puede ahorrar".

En una intervención en las jornadas ecuménicas organizadas conjuntamente por las Iglesias Católica, Evangélica y Ortodoxa, la canciller adelantó que se revisarán todas las subvenciones, aunque prometió que las medidas de ahorro no irán a costa de la cohesión social.

En relación con la reforma de los mercados financieros internacionales, Merkel apoyó una tasa bancaria como la propone el Fondo Monetario Internacional, abocada a crear un colchón financiero que permita a las entidades responder fundamentalmente solas a eventuales crisis.

"Los banqueros, sus ganancias y bonificaciones tienen que asumir una mayor responsabilidad que hasta ahora", añadió Merkel.

Con respecto a la exigencia de la oposición alemana de crear una tasa a las transacciones financieras, la canciller reafirmó su posición de que este tipo de gravámenes sólo tienen sentido si se aprueban al nivel internacional.

La líder cristianodemócrata se mostró optimista respecto al paraguas de ayuda aprobado el fin de semana pasado para salvar el euro y aseguró que el paquete ha servido para doblegar a los especuladores.

No obstante, señaló que, a su juicio, la regulación de los mercados financieros está "avanzando demasiado despacio".