Plan de ajuste del Ejecutivo

El Gobierno apela a la responsabilidad sindical tras anunciar movilizaciones

El Gobierno agradeció hoy la responsabilidad de los sindicatos en los dos últimos años después de constatar la llamada que han hecho estos últimos a las movilizaciones como consecuencia del plan de ajuste del Ejecutivo.

Las fuerzas sindicales ya han convocado concentraciones el próximo 20 de mayo, así como una huelga el 2 de junio para los trabajadores del sector público.

Tras estos primeros pasos de confrontación con el Gobierno dados por los sindicatos, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, reconoció hoy las diferencias existentes con ellos en torno a las medidas para recortar el déficit público, pero se mostró convencida de que el objetivo de todos es el mismo, "asegurar el bienestar presente y futuro de los españoles".

De la Vega agradeció a los sindicatos la responsabilidad con la que han actuado en los últimos dos años y que se mantengan en el diálogo social a pesar del disenso, y mostró su deseo de que en los próximos días se pueda llegar a un acuerdo en torno a la reforma laboral.

CCOO anunció que prepara una movilización general en la calle y en las empresas contra el plan de ajuste del Gobierno.

Esta decisión se tomó tras la reunión del secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo, con los secretarios generales de federaciones y organizaciones territoriales, en la que éstos mostraron su apoyo unánime a la huelga de empleados públicos y reiteraron la gravedad de unas medidas que, dicen, frenan la recuperación económica y quiebran la legitimidad social.

CCOO señaló que el Gobierno lleva al país a una situación de desastre y que está traspasando todos los límites posibles, en una dinámica que conduce a la confrontación.

Además, indicó que las movilizaciones se llevarán a cabo en previsión de una posible convocatoria de huelga general, que sería consecuencia de un llamamiento unitario de CCOO y UGT.

En cualquier caso, CCOO incidió en que esto no debe impedir que se avance hacia un rápido desenlace de las negociaciones tripartitas en las que se trata la reforma laboral.

El sindicato abogó por la reforma del sistema financiero y una fiscalidad progresiva que recupere algunas figuras tributarias, como Patrimonio y Sucesiones, y por una decidida lucha contra el fraude.

Asimismo, UGT también manifestó su "máximo apoyo" al paro de los empleados públicos del 2 de junio y anunció que analizará una "respuesta proporcionada y contundente" ante los recortes sociales anunciados por el Gobierno.

Así lo consideró la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT que se reunió hoy en sesión extraordinaria y que rechazó las medidas contra el déficit porque "entorpecen" el diálogo social y "rompen" el consenso parlamentario alcanzado en el Pacto de Toledo.

El próximo lunes el Consejo Confederal de UGT, integrado por los máximos dirigentes de las Federaciones Estatales y Uniones de Comunidades Autónomas del sindicato así como por la propia Comisión Ejecutiva, debatirá la respuesta que dará la UGT, en unidad de acción con CCOO, sobre la posibilidad de una huelga general.

Según UGT, el Gobierno "ha cedido" a la presión de los mercados financieros y ha iniciado un camino de recortes sociales que "no se sabe dónde va a acabar", y recuerda que las medidas de recorte social afectarán a 9 millones de familias y "no van a solucionar el paro" sino que "entorpecerán" la recuperación económica.

Asimismo, alertó de que el ajuste para frenar el déficit "tampoco ayuda" a la marcha del diálogo social, aunque UGT reafirmó su voluntad de alcanzar un acuerdo con la patronal.