Subraya que el BCE sigue combatiendo la inflación

Trichet retirará la liquidez adicional derivada de la compra de bonos

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, afirma que la entidad actuará de la manera apropiada para retirar del mercado la liquidez adicional producida por las compras de deuda pública iniciadas por la institución en el marco de las medidas pactadas a nivel europeo para defender la estabilidad de la eurozona.

En una entrevista concedida al diario alemán Handelsblatt, el banquero galo hace hincapié en que el BCE no ha variado su postura respecto al control de la inflación y la estabilidad de precios y afirma que "la liquidez adicional proporcionada a través de las compras de bonos de los gobiernos será retirada de nuevo", para lo que sugiere que los depóstos remunerados representan una "fórmula adecuada" para retirar esta liquidez.

Trichet, que no especifica más detalles respecto a la controvertida decisión de comprar deuda pública ni respecto al montante del programa, reconoce que la medida, anunciada apenas tres días después de ser descartada en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE sobre tipos de interés, fue adoptada como consecuencia del "abrupto deterioro" experimentado por los mercados entre el jueves y el viernes de la semana pasada.

"El acuerdo alcanzado en Europa para prestar apoyo financiero a Grecia y la inminente aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) del acuerdo de 'standby' para Grecia deberían haber contribuido a aliviar las tensiones en los mercados", señala Trichet, quien admite que "sucedió lo contrario (...) las circunstancias excepcionales requerían una actuación rápida".

Asimismo, el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro subraya que esta decisión no es comparable con las medidas aplicadas por los bancos centrales de EE UU y Reino Unido, que definió como "alivio cuantitativo", puesto que inyectaban liquidez a los mercados con el objetivo explícito de aumentar la liquidez. "Como he dicho ya, lo que estamos haciendo no es alivio cuantitativo", dijo Trichet, quien defiende que la medida no supone una violación del Tratado de Maastricht.

"No hemos cambiado nuestra postura monetaria. No nos hemos embarcado en alivio cuantitativo. Retiraremos la liquidez que inyectaremos mediante depósitos remunerados a plazo. El Consejo de Gobierno no tolerará la inflación", asegura Trichet.

No obstante, el banquero francés reconoce que la decisión de adquirir deuda pública fue la única de las medidas acordadas el pasado domingo por el Consejo de Gobierno del BCE que no fue adoptada por unanimidad, sino por mayoría.