Resultados trimestrales

Sacyr impulsa el beneficio por el dividendo de Repsol y un menor coste de la deuda

Sacyr se ha apoyado en el dividendo de Repsol y en un menor gasto financiero para cerrar el primer trimestre con un incremento del 16,7% en el beneficio neto. Una buena noticia pese a que la facturación se ha desplomado un 42,2% al no repetirse el ritmo de ventas de suelo que Vallehermoso declaró en el arranque de 2009.

Tras la venta de la concesionaria Itínere y ante el parón residencial, Sacyr Vallehermoso pasa por una de las constructoras del Ibex más dependientes de los negocios de la construcción e inmobiliario. Un hecho que pesa en plena crisis. Los ingresos del área constructora, representada por Sacyr y Somague, caen un 11,6% (hasta 752 millones) respecto al periodo de enero a marzo de 2009. En cuanto a la promotora Vallehermoso, factura un 47% menos que hace un año sin contar las ventas extraordinarias de suelo que en 2009 buscaron amortizar deuda. Esas desinversiones alcanzaron 715 millones hace un año y ascienden a 21 en el arranque de 2010.

Sólo estos dos apuntes explican que la cifra de negocios del grupo haya mermado un 42,2% (13,3% sin contar las ventas extraordinarias de Vallehermoso), pasando de los 2.008 millones de hace 12 meses a 1.160 millones.

A la hora de señalar culpables del retroceso en construcción la compañía que preside Luis del Rivero coincide con el resto del sector y habla de condiciones climatológicas adversas y de una ralentización de la actividad nacional. Sin embargo, Sacyr impulsa su cifra de negocios internacional como constructora un 27,8% y ha engordado la cartera de obra hasta los 8.179 millones, casi un tercio más que en marzo de 2009.

SACYR 2,72 -0,44%

El lastre de Vallehermoso se deja sentir en la línea del Ebitda, donde la inmobiliaria presenta 54 millones en rojo en comparación con la aportación positiva de 54 millones en el primer cuarto de 2009. Excluido este apunte, el resultado bruto de explotación global crece un 3,5% (131 millones frente a 126 millones), pero con Vallehermoso cae de 163 millones a 80 millones de euros (-50,8%).

Esos 80 millones están por debajo de los 105 millones en negativo que la compañía declara como resultado financiero tras emplear 124 millones a pagar los intereses de la deuda. En todo caso, este apunte ha disminuido un 35,3% respecto a los 192 millones que Sacyr entregó a los bancos hace un año. Un total de 67,7 millones a favor tras recortar el pasivo neto y porque su coste ha pasado de un interés del 4,10% al 3,55%.

El dividendo obtenido de Repsol (51,9 millones por la participación del 20%) termina impulsando un beneficio neto que está en 50,4 millones, un 16,7% más que en marzo de 2009. Eso sí, la firma sigue aplicando "prudencia" y no se apunta el 20% del beneficio de la petrolera que le correspondería por la puesta en equivalencia.

Sacyr lideró ayer las subidas del Ibex, cerrando en 4,83 euros tras una revalorización del 7,5%.

Mejoría generalizada en los márgenes

-La división de construcción arroja 751 millones en ventas, de los que 256 millones se cosechan fuera. El margen bruto de explotación pasa del 5% al 5,7%. La cartera, de 8.179 millones, crece y asegura 32 meses de actividad. Un 66% de los contratos por ejecutar están firmados en el exterior.

-Las concesiones de Sacyr despegan. El área copa el 55,3% de una cartera total de 51.824 millones. Su facturación sube un 39%, hasta 19 millones, mientras el Ebitda (8,9 millones) se dispara un 99%. De estas cifras surge un margen operativo del 47%, cuando un año atrás era del 33%.

-El negocio de servicios, prestado por la filial Valoriza, también mejora el margen de explotación del 10,4% al 12%. Ha elevado su cifra de negocios un 12,2%, tocando los 236 millones. El Ebitda alcanza 28 millones, un 30% más.

-El director financiero de Sacyr, Fernando Lacadena, observó ayer ante analistas que el crédito de 5.035 millones por Repsol se puede prorrogar un año. El vencimiento llega en diciembre de 2011 y aún no se ha tomado una decisión.