"Van en la buena dirección"

Solbes respalda los recortes porque ayudarán a bajar el déficit a medio plazo

El ex ministro de Economía Pedro Solbes cree que los duros recortes de gasto anunciados hoy por el Gobierno "van en la buena dirección" por tratarse de actuaciones estructurales que ayudarán a reducir el déficit público a medio plazo y no de forma coyuntural.

Solbes rechazó debatir sobre si las medidas se han tomado a tiempo, y consideró que lo relevante es ponerlas en marcha.

En su opinión, con estas medidas el Gobierno español está demostrando a los mercados internacionales que tiene capacidad de actuar contra el déficit, algo "enormemente positivo" en este momento.

Apuntó en este sentido que es fundamental transmitir el mensaje de que el déficit puede contenerse para evitar que se dispare la deuda pública, y también valoró que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero se haya planteado para ello actuaciones a las que no se atrevieron otros gobiernos u otros países.

Por otro lado, Solbes rechazó la idea de que el Gobierno haya improvisado con estas medidas, entre las que se contempla la rebaja de los sueldos públicos para este año y su congelación para el que viene, la no revalorización de las pensiones a partir de 2011 y la desaparición del "cheque-bebé" también para el año que viene.

"No se puede improvisar de la noche a la mañana" estas actuaciones, aseguró el ex vicepresidente segundo, quien consideró que se trata más bien de decidir "ir más lejos" de lo previsto para acelerar la consolidación fiscal.

Solbes recordó que él siempre ha sido partidario de un déficit público bajo y ve fundamental reducir la deuda, y también ha creído siempre que ir demasiado lejos en términos de gasto podría acabar teniendo un efecto negativo.

Por eso, insistió, las medidas anunciadas por Zapatero son fundamentales, van a proteger la deuda y van a impedir que suba más rápidamente, "que es lo que podría suceder si no contenemos el déficit".

Por otro lado, subrayó el hecho de que las actuaciones son de carácter estructural, es decir, cambian la base de referencia para ciertos gastos, lo que supone "un ahorro permanente y no un ahorro coyuntural".

En cualquier caso recordó que estas medidas "no cubren todo el espacio" sobre el que se debe actuar, y en este sentido recordó que las negociaciones para la reforma laboral se deben decidir cuanto antes.

Así, señaló, hay "tres cosas especialmente urgentes": la lucha contra el paro, "que distorsiona más las cuentas públicas, y genera más tensión personal y política en el país", el control del déficit y finalmente la posición del sector financiero.

"Si en esos temas se avanza, la percepción del exterior (sobre España) será mejor", concluyó Solbes.