El consumo de tecnologías de la comunicación en los hogares tira de la economía