Como fijos discontinuos

Lladró retoma la actividad con la llegada de los trabajadores tras el ERE

Porcelanas Lladró reincorporó ayer a unos 300 empleados, que vuelven a sus puestos en la empresa bajo la fórmula de fijos discontinuos, después de dos meses de inactividad tras hacerse efectivo el expediente de regulación de empleo (ERE).

Los empleados estarán trabajando hasta el próximo día 12 julio de acuerdo con el calendario acordado en las negociaciones entre la empresa y los sindicatos, según informó ayer la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Estos trabajadores pertenecen a las secciones de pegado, pintura y embalaje, y se unen así a los cerca de 150 empleados, la mayoría del departamento de moldes, que se incorporaron hace aproximadamente tres semanas de forma escalonada para "agilizar la producción hasta la llegada del resto de trabajadores de las otras secciones de montaje", según el sindicato.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios destacaron que la vuelta al trabajo de estos empleados "se ha producido en un ambiente de normalidad" y recordaron que, durante el proceso de regulación de empleo, los trabajadores de la compañía "eligieron, mediante votación, pasar de ser fijos a fijos discontinuos para evitar de esta forma despidos masivos", asegura el comunicado.