Situación poselectoral en Reino Unido

Cameron, nuevo primer ministro de Reino Unido

El líder del Partido Conservador, David Cameron, ganador sin mayoría absoluta de las elecciones británicas del 6 de mayo, es el nuevo primer ministro del Reino Unido gracias al apoyo de los liberaldemócratas de Nick Clegg, con quienes ha pactado formar un Gobierno de coalición.

David Cameron junto con la reina Isabel II
David Cameron junto con la reina Isabel II

Tras intensas negociaciones, Cameron logró finalmente seducir a los liberales con la promesa de un referéndum sobre la reforma del sistema electoral británico hacia otro más representativo, una reivindicación clave de la tercera fuerza del país.

El pacto con los liberales ha permitido al líder "tory", cuyo partido obtuvo en los comicios 306 escaños (de los 326 necesarios para gobernar en solitario) y el 36% por ciento del voto, ocupar la jefatura del Gobierno en el número 10 de Downing Street (Londres), hasta ahora residencia oficial del laborista Gordon Brown.

Su nombramiento como "premier" culmina la meteórica carrera política de Cameron, quien, tras llegar al Parlamento en el 2001, con 43 años se convierte en el gobernante más joven que ha tenido Gran Bretaña desde el siglo XIX.

El dirigente conservador, que afronta la complicada tarea de gobernar con el apoyo de una formación en principio bastante más progresista que la suya, se presentó al electorado como el hombre que logró modernizar al anquilosado Partido Conservador para transformarlo en una verdadera alternativa de Gobierno.

Aunque ideológicamente siempre se ha mostrado más bien ambiguo, ha defendido un conservadurismo "compasivo" para distanciarse del neoliberalismo feroz de sus antecesores y de la etiqueta de Nasty Party (partido malvado) que se ganaron los "tories" tras los años más duros del thatcherismo (1979-1990).

En su esfuerzo por reinventar a su partido, relegado a la oposición durante 13 años, Cameron lo depuró de sus elementos más reaccionarios y parece haber neutralizado -al menos de momento- las diversas corrientes internas enfrentadas en asuntos como la relación con las minorías o la Unión Europea (UE).

Ahora que ha llegado al poder, se enfrenta a la exigente tarea de mantener la unión dentro de su formación al tiempo que complace a sus socios liberaldemócratas.

La negociación con los "LibDem" le obligó a definir sus prioridades de gobierno, que se resumen en reducir el déficit presupuestario con recortes este mismo año, endurecer las medidas contra la inmigración, premiar fiscalmente a las parejas casadas y mantener la inversión en el sistema de disuasión nuclear, puntos en los que no coincide con los liberales.

Las políticas en las que, según sus respectivos programas electorales, habría sintonía entre ambas formaciones serían la revocación de la introducción de un carné de identidad, promover la educación libre al margen del sistema público y el fomento de una economía verde.

Cameron se define a sí mismo y a sus ideas a partir de su experiencia como "hombre de familia".

En un reciente artículo en "The Daily Telegraph", defendió su crianza acomodada y reveló que sus padres le habían inculcado el "optimismo" y enseñado que "la vida es algo más que hacer dinero".

Cameron no se crió en un ambiente político, sino que fue un viaje a la antigua Unión Soviética en 1985 lo que le hizo "cuestionarse el mundo", tras lo cual desarrolló unos valores que aún conserva, como que "el Estado es tu sirviente, nunca tu dueño".

De su correligionaria Margaret Thatcher admira "la fuerza de sus convicciones" para enfrentarse, entre otros, a los sindicatos que, en su opinión, impedían avanzar al Reino Unido.

Sin embargo, a diferencia de "la dama de hierro" -hija de un tendero y entre los primeros líderes "tories" sin pedigrí-, Cameron debe luchar contra su imagen de "pijo" alejado de la realidad.

Nacido en Londres el 9 de octubre de 1966 en una familia de financieros con raíces nobles, David Donald William Cameron se educó en los mejores centros del país, entre ellos Eton (1979-1984), donde estudia tradicionalmente la realeza, y en la universidad de Oxford (1985-1988), en la que se licenció en Filosofía, Política y Economía.

En su época universitaria conoció al actual alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, en el polémico y exclusivo Bullingdon Club.

Su primer trabajo fue en 1988 en el Departamento de Investigación del Partido Conservador, donde fue promocionado hasta convertirse en parte del equipo del entonces primer ministro británico, John Major.

En 1996 se casó con Samantha, también de familia aristocrática, con la que ha tenido tres hijos -Ivan (fallecido el año pasado a los 6 años), Nancy, de 6 años, y Arthur, de 4- y espera el cuarto.

Entre 1994 y 2001 trabajó como director de comunicaciones para la cadena de televisión Carlton, puesto desde el cual se enemistó con varios periodistas británicos, uno de los cuales, Ian King ("The Sun"), le describió como "un individuo venenoso y resbaladizo".

Tras presentarse sin éxito a las elecciones en 1997, en el 2001 consiguió su primer escaño parlamentario por la circunscripción de Witney -un feudo conservador-, tras lo que fue ascendido en el 2005 a portavoz de Educación de la oposición bajo el liderazgo de Michael Howard.

Después de ser director de coordinación política en la campaña electoral de mayo de ese año, presentó su candidatura para liderar el Partido Conservador, cargo que asumió en diciembre del 2005 tras imponerse en votación a varios de sus colegas.

Su excelente oratoria y mejor memoria -que le permite hacer discursos enteros sin notas- y su imagen de conservador moderado y sensato le permitieron devolver a los "tories" a la primera línea política y, ahora, a Downing Street.