15.400 jóvenes no reciben los 210 euros

Si no paga la multa de tráfico, se queda sin ayuda al alquiler

Cuántas veces ha suspirado el ciudadano por que la Administración culmine su modernización y acabe con los trámites burocráticos que deben realizarse para casi cualquier cosa? ¿Por qué se siguen requiriendo para determinadas solicitudes volantes de empadronamiento o los datos fiscales cuando un simple cruce de las bases de datos bastaría?

Por mucho que se sucedan las lamentaciones, justo es reconocer que lentamente la situación ha mejorado y ahora es posible, por ejemplo, que al demandar una plaza escolar ya no sea estrictamente necesario adjuntar la última declaración del IRPF, sino que baste con marcar una casilla para habilitar al colegio a que contraste la información directamente con Hacienda. El problema es que esto sigue siendo excepcional.

Ahora bien, estos avances también plantean algunos inconvenientes. Y es que tanto sabe de sus ciudadanos la Administración Pública, que puede conocer si un joven que ha solicitado la ayuda al alquiler de 210 euros mensuales, se encuentra o no al corriente de pago de todas sus obligaciones.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, presentó recientemente en el Congreso el número de beneficiarios que recibe esta prestación y aclaró que si alguno de sus solicitantes no ha presentado la declaración de la renta o tiene alguna multa de tráfico sin pagar, no puede recibir los 210 euros. En esa situación se encuentran 15.412 jóvenes, que en el momento en el que subsanen ese contratiempo y si cumplen con los requisitos, pasarán a cobrar la ayuda.

A veces ocurre que la Administración o ese Gran Hermano que, en teoría, todo lo sabe se da cuenta de esa aparente contradicción (un ciudadano que no cumple con sus deberes percibe una subvención) cuando ya se está beneficiando de la prestación.

Fuentes de Vivienda y de la Agencia Tributaria coinciden. Esta norma rige para la percepción de cualquier ayuda pública. Incluso, cuando Hacienda tiene que reembolsar la liquidación del IRPF a quienes la declaración de la renta les resulta negativa, comprueba antes si existe alguna cuenta pendiente. En ese momento, se decreta una suspensión cautelar del pago hasta que el joven resuelva esa incidencia. Resuelto el entuerto, pasará a cobrar los atrasos, bien desde el mes siguiente al del reconocimiento del derecho o bien desde que surgió el impedimento.

Al margen de estos supuestos, el Ministerio está tratando de controlar el posible fraude que podría generar una medida como ésta. Por ello, el motivo que causa la mayor parte de la paralización temporal de las ayudas es que el departamento que dirige Corredor no haya recibido la justificación de que el joven está al día en el pago de su alquiler. En esa situación se encuentran 24.317 jóvenes.

La causa puede ser simplemente un error o bien que el beneficiario de la ayuda no haya firmado la orden para que su banco o caja remita al Ministerio ese justificante. También, en un porcentaje mínimo, es un problema de retraso durante dos meses en el pago de la renta al casero.

Estas comprobaciones y el hecho de que las regiones participen en la tramitación de los expedientes explica que a veces se produzcan retrasos en el pago de la ayuda. A la Administración siempre le queda entonces el vuelva usted mañana y al contribuyente, paciencia.

Perfil tipo del receptor

Gracias a los datos que recogen las comunidades autónomas y el Gobierno, se puede conocer quiénes son los demandantes de esta ayuda al alquiler. Hasta el 31 de marzo, el pago de esta renta ha beneficiado a 196.898 hogares, por lo que el Ministerio ya ha invertido más de 490 millones, de los que 480,4 han ido a parar al pago de la ayuda mensual y otros 10,59 a préstamos para hacer frente a las fianzas.

El perfil tipo del joven que está recibiendo los 210 euros al mes es el de una mujer de 28 años que cobra entre 10.000 y 22.000 euros y paga un alquiler inferior a 600 euros. En total, 350.170 jóvenes han solicitado la renta básica de emancipación desde su creación, lo que la afianza como una importante ayuda a la emancipación cada vez más demandada. De hecho, las regiones han concedido y enviado al Ministerio 257.923 resoluciones positivas. Según los últimos datos disponibles, el porcentaje que representa el pago del alquiler sobre los ingresos que perciben los jóvenes es del 42,2% de promedio, cifra que se reduce, hasta el 24,3%, con la ayuda.