En el Golfo de México

BP tardará dos días en ofrecer una nueva solución a la fuga de petróleo

La empresa energética BP tardará dos días en ofrecer una nueva solución a la fuga de petróleo en el Golfo de México después de que este sábado fracasara su intento por contenerla con una campana metálica debido a la formación en su interior de hidratos de metano, una sustancia viscosa y altamente inflamable.

Los ingenieros de BP desplazaron la estructura -de una altura equivalente a cuatro pisos y única esperanza de corto plazo para controlar la fuga- hacia un costado en el fondo marino y ahora dedicarán dos días a encontrar una solución, dijo el presidente operativo de la compañía, Doug Suttles. El problema lo han causado los hidratos de gas que impiden instalar el enorme contenedor para redirigir de manera ordenada el flujo petrolero hacia la superficie. Mientras BP intenta resolver el inconveniente, el crudo sigue fluyendo libremente en el Golfo de México.

"No diría que es un fracaso. Lo que diría es que cuando intentamos hacerlo anoche no funcionó porque estos hidratos taparon la parte de arriba de la campana", dijo Suttles. "Lo que estamos haciendo actualmente, y sospechamos que tomará posiblemente las próximas 48 horas, es buscar una manera de solucionar este problema", explicó. La compañía, que está siendo presionada por el Gobierno estadounidense para limitar el daño en las costas de cuatro estados, contaba con el inconveniente de los hidratos, aunque no en los volúmenes encontrados.

Las posibles soluciones pueden incluir el uso de agua caliente para calentar los hidratos en el fondo marino, o la utilización de hidrocarburos como metanol para hacerlos menos espesos, agregó Suttles. Funcionarios ya habían advertido que no había garantía de que la tecnología pudiera funcionar a tal profundidad. BP pasó el viernes bajando el dispositivo de 98 toneladas al sitio del pozo con la ayuda de sensores, cámaras de video y robots.

El plan de BP es colocar una válvula a la cámara para empezar a bombear petróleo a un buque cisterna la semana próxima, en una operación que dijeron que podría capturar cerca de un 85 por ciento del crudo. BP, que enfrenta enormes pérdidas financieras a causa del vertido, sufrió otro golpe cuando la agencia calificadora Standard & Poor''s rebajó de estable a negativa su perspectiva para el gigante petrolero británico.

Pozo alternativo

La compañía renunció a los esfuerzos por cerrar las válvulas de un mecanismo para prevenir explosiones con robots submarinos, después de intentarlo sin éxito durante dos semanas. Suttles dijo que BP puede comenzar ahora a intentar la instalación de la válvula de seguridad existente o adjuntar una nueva en la parte de arriba de la campana.