A partir del próximo mes de junio

Rumanía baja las pensiones y los sueldos públicos para evitar la bancarrota

Rumanía bajará a partir del próximo mes de junio las pensiones un 15% y los salarios de los funcionarios públicos un 25% para evitar la bancarrota, anunció hoy el presidente rumano, Traian Basescu.

Estos severos recortes son una de las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que el déficit público del país balcánico no supere este año el 5,9% del Producto Interior Bruto (PIB), como habían pactado la institución y el Gobierno rumano.

La situación financiera de Rumanía -miembro de la UE desde 2007- es muy delicada, por lo que el país balcánico, de 30 millones de habitantes, se vio obligado en mayo del año pasado a aceptar un crédito de emergencia de 20.000 millones de euros del FMI y de la Unión Europea para evitar el colapso económico. En una declaración presidencial, Basescu dijo hoy que la alternativa a los recortes hubiese sido aumentar todos los impuestos un 5%.

Una misión de expertos del FMI se encuentra en Rumanía esta semana para evaluar el cumplimiento de las reformas acordadas en mayo pasado. La prensa rumana había especulado estos días con una subida de los impuestos como medida de control del déficit presupuestario, que finalmente no se producirá.

La reducción de los salarios públicos y las pensiones se promete especialmente dolorosa en el que es, junto a Bulgaria, el país más pobre de la UE. Los funcionarios rumanos cobran una media de en torno a 500 euros, mientras los jubilados reciben apenas 160 euros mensuales por término medio.

Además de estos recortes, Rumanía deberá reducir su sector público en un 4%, con lo que hasta 60.000 funcionarios pueden perder su puesto de trabajo en un momento en el que el paro se sitúa en el 8%, señaló la prensa esta semana, al citar fuentes de las negociaciones entre el FMI y el Gobierno. Los expertos locales pronostican una fuerte subida del desempleo en los próximos meses.

El anuncio del presidente rumano coincide hoy con la aprobación del paquete de austeridad en la cercana Grecia, el país más afectado de Europa por la crisis financiera y económica mundial.