Programa trianual para reducir el déficit

El Parlamento griego aprueba un plan de austeridad para evitar la bancarrota

El Parlamento griego aprobó hoy por mayoría absoluta un programa trianual para reducir el déficit fiscal, que le permite acceder a un paquete de ayuda financiero europeo y del Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de 110.000 millones de euros para evitar la bancarrota.

Protestas fuera del Parlamento griego
Protestas fuera del Parlamento griego

La votación no ha contado con el apoyo de tres parlamentarios socialistas: Sofia Sakofara, Yannis Dimaras y Vassilis Oikonomou, que se han abstenido. Por este motivo, los tres han sido expulsados ya por el primer ministro de Grecia, George Papandreou, del grupo parlamentario del Partido Socialista.

"Ni la violencia ni las piedras nos sacarán de la recesión, sino que nos crearán un mayor problema", advirtió hoy en el Parlamento el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, un día después de que murieran en Atenas tres empleados de banca en un incendio provocado durante la huelga general que vivió el país.

Durante el debate sobre el plan de austeridad de tres años, valorado en 30.000 millones de euros, que es condición para que Grecia pueda ser rescatada por sus socios europeos y por el FMI, Papandréu subrayó la necesidad de aislar a los violentos, aunque no se esté de acuerdo con el Gobierno

Por su parte, el ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantinu, afirmó que su país no tiene alternativa al plan de rescate de 110.000 millones de euros, forjado por la UE y el FMI, para evitar la bancarrota.

Tras preguntarse si la Asamblea cumplirá con su deber de aprobar el programa de austeridad, el ministro pidió a los diputados que "asuman sus responsabilidades" y advirtió de que, de lo contrario, el país "va a tener que declararse en bancarrota". Agregó que "la solución pasa por el programa" de austeridad que prevé el ahorro presupuestario de 30.000 millones de euros en tres años y que debe reducir el déficit fiscal hasta menos del 3% en 2014.

En una intervención en el Parlamento, antes de ser sometido hoy a votación un borrador sobre un plan de austeridad a tres años, Papaconstatinu recordó que el 19 de mayo Grecia debe satisfacer 9.000 millones de su deuda y que no tiene liquidez para ello.

A juicio del ministro, la única posibilidad para salvarse de la bancarrota consiste en acogerse al plan de rescate ofrecido por el Eurogrupo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 110.000 millones de euros.

Yannis Stournaras, un prestigioso economista griego que dirige la Fundación para investigación económica e industrial (IOBE), declaró a Efe que de aplicarse en su totalidad el plan de austeridad, el déficit podría caer incluso hasta el 5%, frente al 13,6% alcanzado en 2009.

Sin embargo, Stournaras previno de que el precio a pagar por la consolidación de las finanzas griegas en tan corto plazo sería una profunda contracción de la economía con un elevado coste social.

Se espera su aprobación

Se espera que la nueva legislación sea aprobada sin problemas, dado que el gobernante Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) del primer ministro, Yorgos Papandréu, tiene una mayoría absoluta de 160 de los 300 escaños de la Cámara.

El proyecto de ley abarca duras medidas para consolidar el presupuesto, incluido un recorte del déficit público del 13,6% actual del Producto Interior Bruto (PIB) a menos del 3% hasta 2012, reducciones salariales para los funcionarios, incrementos impositivos, como el del IVA -del 21 al 23%-, y una considerable rebaja de las pensiones, entre otros.

Las deliberaciones parlamentarias pueden coincidir por la tarde con nuevas protestas ante el Parlamento en Atenas, anunciadas por los sindicatos mayoritarios, que rechazan de plano el plan de austeridad gubernamental.

Protestas

Las manifestaciones de ayer en Atenas contra las medidas del ajuste fiscal, en las que participaron unas cien mil personas, concluyeron trágicamente con la muerte de tres personas -asfixiadas al incendiarse una filial bancaria por el lanzamiento de un cóctel molotov-, más de 70 heridos, decenas de detenidos y numerosos daños materiales. En otras ciudades, como Salónica y Patras, también se registraron altercados y destrozos.

El presidente heleno, Carolos Papulias, declaró ayer, durante la huelga general que paralizó el tráfico aéreo, marítimo y ferroviario, además de otros servicios públicos, que "el país ha llegado al borde del abismo", tras lamentar la muerte de tres los tres empleados bancarios en el incendio de Atenas.