Contrata con el tono generalizado, según la entidad

Caja Segovia gana 10,6 millones en el primer trimestre, un 1,1% más

Caja Segovia obtuvo en el primer trimestre de 2010 un beneficio neto superior a 10,6 millones de euros, lo que significa un aumento del 1,1% con respecto al mismo periodo del año anterior, unos datos que contrastan con "el generalizado y significativo descenso de resultados en la mayoría de las entidades financieras", según informó hoy la entidad financiera.

A 31 de marzo de 2010, Caja Segovia alcanzó un resultado antes de impuestos de 14,2 millones de euros, que, una vez deducido el impuesto de sociedades, representan un resultado neto superior a 10,6 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,1% respecto al mismo trimestre del año anterior.

Según Caja Segovia, "a pesar de que durante los últimos meses han aparecido síntomas de que se atenúa la recesión en la economía mundial, aún continúa sin afianzarse la recuperación". La economía española, añade la entidad, ha presentado tasas de decrecimiento en su PIB durante cinco trimestres consecutivos, registrando en 2009 un -3,6%.

En opinión de Caja Segovia, este descenso en la actividad económica ha tenido una particular incidencia en el sector inmobiliario y en el consumo, que ha terminado repercutiendo en la producción de los restantes sectores de la economía y provocado una significativa destrucción de empleo.

"Ante esta coyuntura, Caja Segovia ha continuado optando por la prudencia en el desarrollo de su actividad financiera, procurando el equilibrio entre sus masas patrimoniales y mejorando, notablemente, sus posiciones de liquidez y de solvencia", afirma la entidad.

Caja Segovia realizó durante el primer trimestre, "de forma precautoria, un importante esfuerzo" de dotaciones y saneamientos superior a los 26 millones de euros (3,6 millones de euros a provisión para posibles insolvencias y 22,7 millones de euros a otras provisiones), con lo que los fondos totales constituidos para provisión de insolvencias se situaron por encima de los 194 millones de euros, que se añaden a los 116 millones de euros dedicados a fondos para otras coberturas.

El margen de intereses alcanzó 23,9 millones de euros, reduciéndose respecto al mismo trimestre del año anterior en un 9,9%, "un descenso que es menos de la mitad que el experimentado por el sector", afirma la entidad, y que fue posible "gracias a la correcta gestión" de rentabilidades y costes financieros.

El margen bruto registró 55,1 millones de euros y el margen de explotación 40,4 millones de euros, superando en un 10,7% y 15,9% a las respectivas cifras referidas al mismo trimestre del año anterior. Los gastos de explotación han descendido en un 1,4%, gracias al "significativo esfuerzo" de contención de costes efectuado.

"Debido a esta satisfactoria gestión, la ratio de eficiencia se situó en el 26,71%, mejorando en 3,29 puntos con relación a igual trimestre del año anterior, con lo que la Caja se mantiene en los primeros puestos del ranking sectorial en esta materia", indica en el comunicado la entidad financiera.

Los recursos gestionados de clientes alcanzaron, a 31 de marzo de 2010, 5.577 millones de euros, registrando una tasa de crecimiento interanual del 5,7%. Los recursos ajenos de clientes lograron un saldo de 5.293 millones de euros, que representa un crecimiento interanual del 5,2%, superando de forma clara al sector que apenas crecía el 1% interanual.

Los fondos de inversión cerraron en marzo con un saldo de 186 millones de euros y los planes de pensiones finalizaron el trimestre con un saldo de 98 millones de euros; el crecimiento interanual conjunto de fondos de inversión y planes de pensiones supone el 14,9%.

La inversión crediticia bruta alcanzó 4.373 millones de euros, que supuso un descenso interanual neto del 2,1%. El crédito a la clientela, neto de la provisión de insolvencias y de otros ajustes por valoración, terminó el periodo de análisis en 4.190 millones de euros, lo que supone una tasa de descenso interanual del 3,3%.

Como resultado del deterioro de la economía y del empleo antes comentados, los activos dudosos finalizaron el trimestre con un saldo de 223 millones de euros, si bien existen fondos de provisión, por un importe en torno a los 190 millones de euros, para afrontar posibles insolvencias.

La ratio de morosidad del crédito alcanzó el 5,11%, mejorando la media del sector de cajas de ahorros estimada en el 5,19%. Mientras, la cobertura de insolvencias crediticias se situó en el 84,57%, mejorando también a la media del sector de cajas de ahorros, situada en el 55,30%. Este hecho supone contar con unos fondos adicionales respecto al sector de más de 65 millones de euros.

Finalmente, la cartera de valores finalizó el trimestre con un saldo neto de 1.329 millones de euros, descendiendo durante los últimos doce meses en 221 millones de euros, que representan una tasa de descenso interanual del 14,3%.