Las compañías anunciaron hoy su fusión

Los accionistas de Continental presentan un pleito para frenar la fusión con United Airlines

Los accionistas de Continental Airlines han presentado un reclamación legal en un tribunal estatal en Houston para bloquear la propuesta fusión de la empresa con United Airlines, diciendo que el acuerdo se hizo de urgencia y está infravalorado.

Las nuevas cifras de las aerolíneas
Las nuevas cifras de las aerolíneas

Los consejos de Administración de las aerolíneas estadounidenses United Airlines y Continental aprobaron hoy su fusión, en una operación valorada en más de 3.000 millones de dólares y que creará la mayor compañía aérea del mundo.

En un comunicado se informa que Jeff Smisek, de 55 años y hasta ahora de Continental, será el consejero delegado, mientras que Glenn Tilton, de 62 años y de United Airlines, será el presidente de la nueva compañía. El consejo del grupo, de 16 miembros, estará formado por seis directivos independientes de cada una de las compañías y dos requeridos por United, además de Tilton y Smisek.

La transacción requiere autorizaciones de los reguladores, por lo que las compañías esperan que el negocio se cierre el cuarto trimestre de este año. Las dos aerolíneas vuelan a 370 destinos en 59 países y ambas suman ingresos de unos 29.000 millones de dólares al año.

La situación de caja de ambas compañías al cierre del primer trimestre de 2010, entre las dos dispondrán de 7.400 millones de dólares. Según informaron hoy ambas compañías, la fusión generará en 2013 unas sinergias estimadas en entre 1.000 y 1.200 millones de dólares, incluyendo un incremento anual de los ingresos de entre 800 y 900 millones de dólares. Ambas firmas ya intentaron en 2008 sin éxito una operación similar a la que ahora llega a buen puerto.

Esas negociaciones de United y Continental, tercera y cuarta compañías aéreas del mundo por número de pasajeros en estos momentos, no se llegaron a materializar ante la decisión de Continental de continuar su camino en solitario al estimar que el entorno económico era muy arriesgado.

Mínimas repercusiones laborales

Ambas aerolíneas se comprometieron a que el efecto de la fusión en sus empleados de primera línea sea "mínima", con reducciones procedentes de jubilaciones y planes de retiro voluntarios.

Así mismo, la nueva compañía fusionada se llamará United Airlines, aunque la nueva sociedad tendrá como nombre United Continental Holdings. La compañía resultante de la operación seguirá siendo miembro de la alianza Star Alliance, a la que ya pertenecen ambos grupos.

La marca será una combinación de las existentes anteriormente en ambas compañías y el eslógan de las campañas de publicidad será 'Let's fly Together'. la nueva sede del grupo estará en Chicago y mantendrá "una significativa presencia" en Houston, donde la aerolínea resultante tendrá su 'hub'- centro de interconexión de vuelo- principal.

La noticia se produce después de que hace dos semanas US Airways anunciara la suspensión de sus conversaciones con United Airlines en relación a una posible fusión entre ambas aerolíneas tras someter la operación a un "amplio examen y cuidadosa consideración". Ambas compañías, que actualmente conforman una 'joint venture', retomaron las conversaciones a principios de abril.