Comienza hoy un viaje por varias ciudades EE UU

Sebastián se reúne hoy con los presidentes de General Motors y Ford

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, comienza hoy un viaje por varias ciudades EE UU, según su departamento, "para impulsar la imagen de las empresas españolas en ese país" dentro del Plan made in/made by Spain puesto en marcha hace algo más de un año. El viaje, el cuarto que realiza el ministro en poco más de un año a Estados Unidos, persigue apoyar a las empresas españolas de los sectores de la automoción y de la salud. Precisamente, hoy mantendrá sendas reuniones con los presidentes de Ford, Alan Mulally, y de General Motors, Ed Whitacre, en Detroit.

A lo largo de esta jornada, Miguel Sebastián tendrá un encuentro con el Spain Business Fórum del sector de automoción, que engloba a las filiales de empresas españolas en el Medio Oeste (Michigan, Illinois, Ohio e Indiana). Por la tarde se celebrará un encuentro similar correspondiente a la salud, con científicos nacionales (un total de 200 investigan en diversos centros y universidades americanas).

Mañana martes, acudirá a la Feria BIO, el encuentro más importante de empresas biotecnológicas, y visitará el pabellón de España, el más grande de BIO, con 1.000 metros cuadrados. Está previsto que asistan a ella 57 empresas y 50 instituciones españolas del sector de la biotecnología. En estos momentos, hay alrededor de 25 empresas españolas de este sector con presencia comercial o productiva en el mercado americano.

Dentro de este Fórum, se celebrará la entrega de premios Leadership Award. Miguel Sebastián recibirá el premio al liderazgo internacional por su compromiso de avanzar en el campo de la biotecnología a través de políticas que faciliten la innovación. El plan Plan made in/made by Spain se puso en marcha en marzo de 2009 en Nueva York para ayudar a las empresas a mejorar su imagen y su actividad en el mercado estadounidense y prevé la realización de unas 50 acciones anuales en dos años.

En medio, renovables

El ministro de Industria ha hecho un paréntesis en la crisis que ha abierto sobre las renovables, y se decicará dos días al autómóvil. La reunión que mantuvo el jueves pasado con los grupos parlamentarios sobre dicha crisis causó gran malestar entre los políticos.