Convocatoria

Los líderes europeos celebran el viernes una cena para "extraer las lecciones" de la crisis griega

Los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona celebrarán el próximo viernes una cena de trabajo para examinar la marcha de los procedimientos nacionales para desbloquear las ayudas a Grecia y "extraer las lecciones" de esta crisis, según la invitación del presidente permanente del Consejo Europeo.

La convocatoria de esta reunión, que comenzará a las 19 horas, fue anunciada este domingo por el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, tras la activación del plan de rescate a Grecia. Juncker aclaró que la decisión de prestar dinero al Gobierno de Atenas ya ha sido tomada y no será revisada por los líderes europeos.

"Tras el acuerdo alcanzado ayer (por el domingo) por los ministros de Finanzas del Eurogrupo sobre el programa de ajuste y la activación de la asistencia financiera para Grecia, haremos balance de los procedimientos parlamentarios que deben llevarse a cabo en los próximos días a nivel nacional para concluir todo el proceso", señala la misiva de Van Rompuy.

"Me gustaría también que, a la luz de esta crisis, mantuviéramos un intercambio de puntos de vista sobre las lecciones que deben extraerse para la eurozona", afirma el presidente permanente del Consejo Europeo.

Los líderes europeos empezarán a estudiar las diferentes propuestas para mejorar el gobierno económico de la eurozona. La Comisión tiene previsto presentar el 12 de mayo su planes, entre los que destaca la posibilidad de suspender las ayudas europeas a los países que incumplan repetidamente los límites de déficit y deuda que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). También aboga por crear un mecanismo permanente de asistencia financiera para países con problemas para refinanciar su deuda con el objetivo de evitar tener que volver a improvisar como en el caso de Grecia.

Además, los jefes de Estado y de Gobierno han pedido a Van Rompuy que ponga en marcha un grupo de expertos para presentar sus propias iniciativas antes de finales de año. La más exigente es la canciller alemana, Ángela Merkel, que insiste en que se puedan suspender los derechos de voto e incluso expulsar de la eurozona a los países incumplidores.

Los ministros de Economía de la eurozona acordaron este domingo activar el plan de rescate para evitar la quiebra de Grecia, al que dotaron con hasta 110.000 millones de euros para un periodo de tres años, entre 2010 y 2012. De esta cantidad, 80.000 millones serán préstamos bilaterales de los países que comparten la moneda única a un tipo de interés del 5% y el resto lo aportará el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A cambio de estas ayudas, el Gobierno de Atenas se comprometió a un draconiano plan de ajuste fiscal y reformas estructurales que tiene como objetivo reducir el déficit público del 13,6% del PIB registrado en 2009 al 3% en 2014. El plan incluye subidas del IVA y de los impuestos especiales, supresión de las pagas extra y congelación salarial para los funcionarios, reducción de las pensiones y retraso en la edad de jubilación. El objetivo es lograr un ahorro de 30.000 millones de euros en 3 años.