Investigación preliminar

La Fiscalía de EE UU estudia una posible acción penal sobre Goldman

Goldman Sachs terminó el viernes una dura semana peor que como la empezó. La oficina de la Fiscalía Federal en Nueva York ha abierto una investigación preliminar de carácter penal sobre la firma de Wall Street a raíz de la demanda civil presentada sobre ésta por la SEC el pasado 16 de abril. Este tipo de investigación es frecuente cuando el regulador de los mercados centra su atención en casos de alto perfil.

La Fiscalía que lleva ya tiempo con el dossier de Goldman, aunque se hizo público el viernes, está trabajando con pruebas distintas que la SEC y no está claro que su investigación se pueda concretar en una querella, ya que en estos casos es más difícil probar la culpabilidad que en la jurisdicción civil.

A Goldman Sachs se le complica así su posición legal y eso es algo que han hecho notar los analistas de Bank of America-Merrill Lynch y S&P, que han rebajado la recomendación de este banco. Matthew Albrecht, de la agencia de rating, cambió de "mantener" a "vender" su opinión sobre Goldman porque aunque "normalmente estas acusaciones son muy difíciles de probar, creemos que el riesgo de una investigación sumada a las acusaciones de fraude de la SEC, además de la legislación pendiente que puede cambiar la industria financiera, ensombrecen las previsiones de Goldman".

Merrill Lynch lo rebajó de "comprar" a "neutral", porque aunque creen que la firma tiene potencial, "es difícil que las acciones avancen hasta que no se haya resuelto todo". Ayer, Goldman cayó un 10%, lo que dejó su capitalización en 78.470 millones de dólares.

Esperando a Buffett

En la junta de accionistas de Berkshire, el sábado, Warren Buffett, accionista de Goldman Sachs, hablará sobre esta empresa que siempre ha defendido. Charlie Munger, su socio, sin embargo ha sido duro tanto con la firma como para las actividades "de casino" del sector.