Respiro al sector

La morosidad comienza a tocar techo en la gran banca tras dos años

Los cinco grandes de la banca -Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Popular- coinciden en que la morosidad comienza a dar signos de estancamiento. Las entradas en mora apenas han sido significativas en el trimestre, lo que les ha llevado a mejorar sus previsiones de resultados al estimar que necesitarán menos provisiones. Estas entidades ganaron 4.234 millones de euros, el 5,6% menos, influenciados por la drástica caída del 80% de Caja Madrid.

Las previsiones para este año eran las más pesimistas de la historia para el sector financiero español. La negativa coyuntura económica del país, la alta morosidad con un continuo aumento del paro, unido a la todavía escasa liquidez de los mercados y las mayores necesidades de capital, presagiaban un pésimo ejercicio 2010 para el conjunto de la banca española. Pero una vez presentados los resultados del primer trimestre parece que han mejorado las previsiones para el conjunto del año para una gran parte de las entidades, aseguran sus directivos.

Una de las principales variables negativas para la banca, la morosidad, ha conseguido frenar su frenética escalada en el trimestre después de dos años. Este es el mensaje de casi todas as entidades. De hecho, salvo Caja Madrid, el resto no supera el 5% de mora, y esperan mantener o aumentar sólo ligeramente sus tasas de impagados. Es el caso de Banco Popular, que tras llegar al 5,43% hace un año ahora tiene una tasa del 4,91% y espera no alcanzar el 5,5% al cierre de 2010.

BBVA tiene una mora del 4,30% a nivel grupo, que se eleva al 5,1% si sólo se analiza España y asegura que "ya ha tocado techo". Santander, con el 3,59% de créditos impagados en el mercado nacional -3,34% en el grupo-, resalta la ralentización de las entradas en mora y prevé ahora no llegar al 4%.

Esta positiva noticia para el sector tiene un inmediato efecto sobre la cuenta de resultados. Menores necesidades de provisiones. Aunque todos han seguido aumentando las dotaciones por insolvencias, aseguran que el ritmo de crecimiento es menor de lo previsto a principios de año. Por ello, esperan en general que esta partida se estabilice. En el trimestre las dos cajas han sido las que más han aumentado este capítulo. Lógico, ya que su estatus jurídico les complica la búsqueda de capital para prevenir posibles pérdidas por mora.

Pese a todo, los cinco grandes del sector acumulan ya más de 35.000 millones de euros en fondos para insolvencias. Otro de los factor clave de este trimestre y para todo el ejercicio es la liquidez, una vez que los mercados siguen sin normalizarse. Ante esto y la menor actividad bancaria por la situación económica la banca se ha lanzado a una nueva guerra de depósitos. Esta estrategia tiene dos vertientes. Por un lado, conseguir liquidez a través de los depósitos para financiar el crédito, y por otro atraer clientes a los que se les intentará fidelizar con otros productos más rentables para la entidad que el pasivo. El más agresivo es Santander, que quiere repetir su éxito de las Supercuentas de 1989.

Reforzar la solvencia también se ha vuelto en un objetivo imprescindible. Excepto Caja Madrid, la más débil de todas, el resto supera el 8% de core capital -el principal indicador de la solvencia-, porcentaje que se ha establecido como media por el mercado. La Caixa llega al 9% y se coloca como una de las más solventes de Europa.

Las cifras

1.240 millones, un 0,2% más, fue el beneficio de BBVA.

2.215 millones fue el resultado de Santander, el 6% más.

72,97 millones fueron las ganancias de Caja Madrid, un 80% menos.