Manifestación del Primero de mayo

Los sindicatos alertan de "conflictos laborales" si se recortan las prestaciones

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, advirtió hoy de un posible "conflicto laboral de alcance" si se recortan las prestaciones por desempleo en el Presupuesto de 2011, después de que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, anunciara que las cuentas del año que viene serán "más restrictivas".

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (c), junto al secretario general de UGT, Cándido Méndez (d), y el secretario general de CCOO de Madrid, Javier López (i), durante su discurso en la manifestación.
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo (c), junto al secretario general de UGT, Cándido Méndez (d), y el secretario general de CCOO de Madrid, Javier López (i), durante su discurso en la manifestación.

Durante su intervención final en la manifestación del Primero de Mayo en la Puerta del Sol de Madrid, Méndez consideró que el Gobierno a veces "carece de perspectiva" y aseguró que no siempre ha enviado "un mensaje pedagógico" o una "explicación coherente" sobre la evolución de la crisis.

En su opinión, últimamente ha perdido "capacidad de convicción por estar aterrorizado por los mercados financieros" y por el "profundo error" de proponer ampliar la edad de jubilación a las 67 años. "Está en absoluta soledad en el Pacto de Toledo. Tiene que rectificar y tiene que hacerlo cuanto antes", apostilló.

A pesar de las críticas, Méndez admitió que el Gobierno no sólo no ha recortado las prestaciones durante la crisis, como sí ocurrió en 2002 y en 1993, sino que además ha creado una nueva prestación para todos aquellos desempleados que se han quedado sin ingresos gracias a la "firmeza y exigencia" de las organizaciones sindicales.

Méndez cargó también contra el Partido Popular y le acusó de ser "poco patriota y poco responsable" al intentar conseguir "a cualquier precio" derribar al Gobierno para llegar al Palacio de la Moncloa. En este sentido, recordó a los partidos que los sindicatos y la patronal han dado un ejemplo a demostrar que pueden ponerse de acuerdo con la firma del acuerdo de negociación colectiva.

Por su parte, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, criticó a aquellos que generaron la crisis económica, que ahora "campan a sus anchas" y pretenden imponer la dictadura de los mercados sobre la democracia política y económica. "No es de recibo que no haya medidas decisivas para regular los mercados", subrayó.

En este sentido, los dos líderes sindicalistas denunciaron la falta de una visión "integrada" y un "mensaje firme" en la UE ante las últimas tensiones de los mercados. En concreto, Toxo consideró "muy irresponsable" que la UE quiera "condenar" a Grecia con una inacción motivada por los intereses electorales de Alemania.

"Es mezquino, tremendamente irresponsable y autodestructivo", sostuvo Toxo, tras criticar también al Banco Central Europeo (BCE) por prestar dinero a "manos llenas" a un interés del 1% y fijar un interés del 5% para los créditos que en los que se concretará el rescate del país heleno.

Una reforma laboral para tres años

Toxo cargó también contra el Gobierno porque, a su entender, "no se puede engañar al país dictándoles que la solución está en la reforma laboral" porque ésta, "por muy intensa que sea", no generará el empleo que necesita el país.

En este mismo sentido se manifestó Méndez al asegurar que la reforma laboral no solucionará el problema del crédito ni suplirá la necesaria actuación de las administraciones, aunque se mostró dispuesto a poner "toda la carne en el asador" en las negociaciones con la patronal y el Gobierno.

Méndez apostó por trabajar en un acuerdo que contemple un periodo de tiempo similar al de la negociación colectiva (3 años) y que permita avanzar en la salida de la crisis y consolidar la recuperación, mientras que Toxo recordó que existen otras reformas que en estos momentos resultan más "necesarias y urgentes".

Reproches al Gobierno y al Banco de España

En este sentido, coincidieron en la necesidad de resolver cuanto antes el problema del crédito, acometer una reforma fiscal que aumente la progresividad del sistema e incrementar la lucha contra el fraude porque es "verdaderamente intolerable y escandaloso" el montante que supone la economía sumergida en España.

De hecho, Toxo aseguró que la reforma laboral "quedará en papel mojado" si no se resuelve el problema de crédito que está provocando el Banco de España, el Gobierno central y los gobiernos autonómicos al utilizar las cajas de ahorros por "conveniencia" y retrasar la reestructuración del sector.

Llegado este punto, Toxo destacó la "lección de responsabilidad" que, a su parecer, están dando los sindicatos, que tienen "bien acreditada" la defensa de los intereses de los trabajadores sin quedarse en las proclamas y los discursos y haciendo propuestas. "Estamos a disposición del país", señaló, tras pedir al Banco de España y a todas las administraciones la misma actitud.