En la junta general del próximo 11 de junio

Santander someterá a votación consultiva de los accionistas el sueldo de su consejo

El consejo de administración del Banco Santander anunció hoy que modificará su política de entrega de acciones para evitar una toma de decisiones cortoplacista al tiempo que someterá por primera vez sus retribuciones a la votación de los accionistas en la junta general del próximo 11 de junio.

Según un comunicado del Santander, la votación de las remuneraciones como punto separado del orden del día busca adaptar a la entidad "a las mejores prácticas internacionales" en materia de gobierno corporativo.

Precisamente, esta iniciativa figura entre las recomendaciones del Código Unificado de Buen Gobierno que aprobó en 2006 la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y se convertirá en obligatoria con la aprobación de la Ley de Economía Sostenible.

Según el último informe de la CNMV, correspondiente al ejercicio 2008, eran escasas las empresas que sometían a la votación de sus accionistas el informe de remuneraciones, ya que en ese ejercicio sólo lo aplicaron 35 sociedades, un 21,3% del total, frente a 48 un año antes.

SANTANDER 2,91 0,99%

El Banco Santander indicó que entregará a la junta de accionistas un informe de la comisión de nombramientos y retribuciones en el que se detallan su política retributiva y las remuneraciones de los consejeros en 2009, así como la retribución fija de los consejeros ejecutivos.

Además, la empresa también ha aprobado otras iniciativas para evitar que las retribuciones variables de los consejeros y otros altos directivos del grupo puedan fomentar "una toma inadecuada de riesgos", como ha sucedido en algunos gigantes bancarios extranjeros.

Así, el banco diferirá tres años un 50% de la retribución variable en acciones de los consejeros ejecutivos, que comprenderá también los títulos que la próxima junta ordinaria asignará a cada consejero en aplicación del plan de acciones vinculado a objetivos de rentabilidad del grupo.

Asimismo, se modificará el reglamento del consejo, para que la comisión de nombramientos y retribuciones pueda proponerle que apruebe las remuneraciones variables de los directivos que, aunque no formen parte de la alta dirección, tengan una influencia significativa en la asunción de riesgos por parte del grupo.

También se desvinculará la retribución de las áreas de riesgos, cumplimiento, auditoría interna, intervención general y control de gestión de los resultados de las unidades de negocio a las que controlen o presten servicio.