"La congelación de los sueldos de los funcionarios no ha estado nunca sobre la mesa"

Salgado: "No nos podemos permitir bajar las cotizaciones sociales"

La edición impresa de Cinco Días publica mañana una entrevista con la ministra de Economía, Elena Salgado, de la que ofrecemos un avance y en la que afirma que el Estado no puede permitirse bajar las cotizaciones sociales. La vicepresidenta sostiene también que la tasa de desempleo ha tocado techo en el 20%, y que a partir de ahora se producirán mejores noticias.

La ministra de Economía, Elena Salgado
La ministra de Economía, Elena Salgado

Pregunta: Los datos de empleo del primer trimestre dan a entender que el PIB aún no crece...

Respuesta: Yo no obtendría esa conclusión. No sólo hay que mirar la cifra de paro, sino la de población ocupada, que es lo que importa a efectos de crecimiento.

P. ¿Una rebaja de las cotizaciones puede contribuir a reactivar el empleo?

R. No nos lo podemos permitir. No hay margen. Nuestro déficit, por el que se nos examina en Bruselas, incluye a todas las administraciones, también la Seguridad Social.

P. Hay la sensación de que en febrero, con los ataques contra España, el Gobierno tomó conciencia de la necesidad de corregir su política económica, y anunció medidas en materia laboral de funcionarios. Ahora parece que ha ralentizado el paso.

R. La congelación de los sueldos de los funcionarios no ha estado nunca sobre la mesa. Mi secretario de Estado dijo que el acuerdo que se había logrado se podía revisar si las partes estaban de acuerdo. Eso es una obviedad. En el caso de las pensiones, la reforma está en marcha. Tenemos margen. Hay países que han iniciado reformas parecidas, con un margen a largo plazo. Tenemos tiempo y no nos hemos vuelto atrás.

P. ¿Qué va a pasar con la inversión pública si España debe recortar el déficit al 3% del PIB en 2013?

R. Como criterio general, creemos que cada ministerio inversor es quien debe establecer las prioridades. Pero tenemos que tratar de conservar la inversión generadora de empleo y de crecimiento, siempre que su efecto sobre el gasto público permita la reducción del déficit. La fórmula de colaboración público-privada permitirá que las obras se hagan y que los pagos se periodifiquen.