Banco Sabadell y Caja Madrid, también interesados

La Caixa, Santander y BBVA pujarán por la nueva línea de créditos del ICO

La Caixa, el Banco Santander y el BBVA pujarán por ser los comercializadores de la nueva línea de créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para pymes y autónomos que esta entidad pública va a sacar a concurso, según han avanzado fuentes financieras conocedoras del proceso.

Además de estas entidades, otros bancos y cajas están interesados en sumarse al proceso, entre ellos, el Banco Sabadell y Caja Madrid, entidad ésta que podría participar en solitario o asociada con otras.

El pasado lunes, el ICO remitió a un total de 89 entidades las condiciones de los dos pliegos -exactamente iguales- para que opten a tramitar esta nueva línea de créditos a las pymes y autónomos que sumará cerca de 2.000 millones de euros.

Los dos pliegos son iguales porque el ICO prevé que sean dos las entidades que ganen el concurso para este nuevo producto del Instituto y las entidades tienen hasta el 10 de mayo.

Ninguno de los grupos financieros ha confirmado oficialmente su interés, pero las fuentes financieras citadas anteriormente han señalado que dicho interés existe y la previsión es que los interesados opten a tramitar estos créditos.

El pasado nueve de abril, el Gobierno dio luz verde a una nueva línea de crédito del ICO para pymes que puede llegar hasta 200.00 euros, si bien la cantidad media que se espera que se soliciten oscilan entre 40.000 y 48.000 euros, en la línea de ayudar a las pequeñas empresas que sufren por la falta de liquidez que ha provocado la crisis financiera.

Las entidades que se presenten han de tener más de 500 oficinas y presencia en todas las ciudades españolas con más de 20.000 habitantes, además de hacer un esfuerzo en la publicidad de esta nueva línea de crédito.

El interés de las entidades se debe a que cobran una comisión por tramitar, desarrollar un software para relacionarse con el ICO y publicitar los créditos, pero la evaluación del riesgo y la cobertura del mismo lo asume el ICO.

La nueva línea todavía no tiene un nombre comercial definido y las entidades aún no conocen con precisión las características técnicas de los préstamos, pero en círculos internos se conoce a este nuevo producto como ICO Directo.

La principal novedad de esta nueva línea es que por primera vez el mero hecho de figurar un registro de morosos -Asnef y RAI son los más conocidos- no invalida a los clientes potenciales de esta financiación pública.

El ICO, a través de su departamento de riesgo, comprobará si las empresas anotadas en dichos registros lo están por temas menores, por ejemplo por darse de baja de una operadora de telefonía, y en esos casos el crédito podrá seguir adelante.

Para evitar abusos, el ICO limitará esta nueva línea de créditos a pymes y autónomos que cuenten con más de un año de antigüedad, según han señalado las mismas fuentes.

El objetivo es dar un balón de oxígeno a las pymes ahogadas por la falta de financiación y por los retrasos en los pagos de las administraciones públicas.