Según publica la revista New York

Sarah Palin gana 12 millones de dólares en un año gracias a su tirón mediático

Sarah Palin, la ex gobernadora republicana de Alaska (EE UU), se ha embolsado doce millones de dólares en un año gracias al tirón mediático que ha aprovechado para firmar contratos editoriales y aparecer en televisión a cambio de suculentas cifras económicas, publica hoy la revista New York.

La republicana Sarah Palin durante la campaña presidencial
La republicana Sarah Palin durante la campaña presidencial

La candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos en 2008 ha amasado en un año una auténtica fortuna que, según la revista, "no parece que vaya a parar de crecer" y cuya base son las ventas que ha conseguido con sus memorias, "Going Rogue: An American Story", así como su fichaje como colaboradora del canal de televisión Fox.

"Sus memorias han vendido hasta ahora más de 2,2 millones de copias y Palin ya planea un segundo libro para HarperCollins. En enero firmó un contrato de tres años con Fox News por valor de un millón de dólares al año", detalla el extenso artículo que le dedica la publicación neoyorquina en su próximo número.

Además, en marzo la política republicana firmó un contrato con Discovery Communications para la producción de al menos ocho episodios de un 'reality show' sobre Alaska para la cadena por cable The Learning Channel, a un precio de un millón por capítulo, precio del que, según la revista, Palin cobrará 250.000 dólares.

A todas esas cantidades habría que sumar lo que la republicana se embolsa por sus apariciones públicas como oradora del prestigioso Washington Square Bureau, que promociona sus apariciones a un precio de cien mil dólares por charla, igual que otros de sus clientes más demandados.

Entre ellos se encuentran el ex presidente George W. Bush, el antiguo alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, o el ex secretario de Estado Colin Powell.

La revista New York, que publicará este reportaje en su próximo número -que llevará en portada a Palin y saldrá al mercado el 3 de mayo"-, asegura que, desde que ésta abandonó el cargo de gobernadora, ha intervenido en al menos una decena de eventos a cambio de cien mil dólares, entre los que destaca la convención del controvertido movimiento ultra conservador "Tea Party".

Para aquella cita, celebrada en diciembre, además de cobrar su elevada tarifa, la política exigió viajar hasta Nashville (Tennessee) en un avión privado junto a cinco acompañantes, lo que costó 18.000 dólares.

En el artículo se explica además que Sarah Palin dimitió como gobernadora no porque temiera un escándalo político, sino porque sus obligaciones en el cargo no le permitían seguir adelante con los planes de promoción para su libro y quería ganar dinero lo antes posible.

"Necesitaba dinero y estaba constantemente preocupada por eso", asegura el artículo, en el que distintos antiguos asesores de Palin detallan cómo ésta no estaba satisfecha con el salario anual de 125.000 dólares que cobraba como gobernadora y prefirió abandonar el cargo y explotar su perfil mediático a nivel nacional.